‘La magia de combinar talento y procesos’

La Publicidad lanza en septiembre el “Especial Agencias 2019”, donde diferentes profesionales del sector ofrecen su particular punto de vista sobre el panorama actual de las agencias. Descubre el artículo de opinión de Manolo Moreno, CFO de Lola MullenLowe.

Hoy parece que el data y la tecnología van a cambiar el Universo, y sin duda cambiarán miles de cosas que hacemos y de cómo nos enfrentaremos a los problemas, y de cómo plantearemos las soluciones, pero no se si estar en la cresta de la ola de estas u otras tendencias vayan a ser la clave del éxito. Es posible que sean otras “pequeñas” cosas las que en realidad hagan que las agencias tengan éxito. Quizás la clave del éxito esté en una combinación mágica de talento y procesos.

Con el paso del tiempo, todos conocemos a mucha gente del sector, de muchas empresas, de todos los departamentos, de todas las edades, hemos visto su talento y cómo han ido cambiando y creciendo. Y seguro habremos visto gente con mucho talento en empresas que no han sido tan exitosas, entonces, ¿es el talento un factor diferenciador del éxito?

También hemos visto diferentes formas de organización. Ahora los procesos están en continuo cambio, quien más y quien menos está cambiando sus procesos casi continuamente, para ser mas ágiles y responder mejor a las necesidades de cada cliente, ya no existe un único proceso estándar de trabajo a seguir, entonces, ¿son los procesos un factor diferenciador del éxito?.

“la clave del éxito parece estar en el equipo humano”

Y es que quizás haya algo que esté por encima del talento y de los procesos a modo de amalgama, algo que le dé espíritu a la agencia, y quizás ese algo sea la cultura y los valores de la agencia.

Podría comentar lo que oigo todos los días aquí o allá como clave del éxito, la importancia de adaptarse a los cambios, la de estar a la última en los avances tecnológicos, del data, de la capacidad de integración, de fusionarse con una consultora, etc. Al final todas esas cosas son para mí más una consecuencia que un origen. Porque la clave del éxito parece estar en el equipo humano y en cómo la cultura y los valores de la agencia inundan a todos. Las finanzas, la cuenta de resultados, deben ser una consecuencia, el final, el resultado, no el principio. Deber ser una consecuencia del trabajo exigente que hace un equipo talentoso que late con unos valores comunes. Y entonces, los cambios de procesos de trabajo, las actualizaciones para estar a la última, la templanza para pararse y pensar antes de actuar, etc. emanarán de las personas que tienen ese amor por hacer las cosas bien, que tienen ese hambre de aprender y mejorar continuamente, de ese dejar el propio ego y apostar por lo mejor, de ese buscar siempre las soluciones para que lo que tiene que pasar pase, etc.

Si tenemos un equipo capaz de realizar el mejor trabajo y alineado con los valores, los resultados vendrán, y la agencia tendrá éxito, haciendo un trabajo fabuloso y teniendo una cuenta de resultados saludable.