La gran aceptación del ATT de apple

Apple presentará su versión iOS 14.3 en las próximas semanas. Esta nueva versión incluirá una nueva función de privacidad que supondrá un antes y un después en el sector del marketing móvil. El cambio consistirá en un mecanismo denominado opt-in que formará parte de su marco de App Tracking Transparency (ATT) de iOS 14. Los usuarios de Apple podrán optar activamente por la recopilación del Identificador de Anunciantes (IDFA) al utilizar una aplicación en su móvil, es decir, tendrán que aceptar expresamente compartir su IDFA con los anunciantes en la configuración de su dispositivo.

Todavía no hay que descartar el IDFA

A fecha de abril de 2021 y con la aplicación del ATT por parte de Apple a la vuelta de la esquina, los resultados de esta investigación han demostrado que las cifras de opt-in son mucho más altas de lo que se preveía: un 41% en general (media ponderada, donde se utilizan los totales) y un 28% de media por aplicación (donde cada aplicación tiene el mismo peso independientemente de su tamaño, excluyendo los valores atípicos).

Estos resultados suponen muy buenas noticias tanto para los profesionales del marketing que quieren sacar el máximo partido de sus campañas con más datos disponibles y consentidos, como para los usuarios finales que prefieren una experiencia más personalizada y han dado su consentimiento para ello.

Las aplicaciones de juegos, a la cola en cuanto a confianza

Un dato destacable es que la afinidad a la marca en las apps de juegos es notablemente más baja, con un 30% en comparación con el 42% de las apps que no son de juego. Por lo tanto, en el ámbito de los juegos, los usuarios finales adoptan una mentalidad experimental, es decir, prueban nuevos juegos sin prestar mucha atención a la marca que los respalda. Su conexión inicial con el juego es prácticamente inexistente y cualquier mensaje que solicite permisos de seguimiento es tratado con precaución.

Por su parte, el resto de las aplicaciones presentan una mayor afinidad con la marca y son conocidas por los usuarios finales. En este contexto, las tasas de opt-in aumentan y la intención de compra también es mayor, por ejemplo, cuando se busca comprar un nuevo portátil, pedir comida a domicilio o suscribirse a un curso de yoga. A mayores niveles de confianza, las tasas de opt-in aumentan.

Distribución: La mitad de las aplicaciones tienen tasas de aceptación superiores al 32%

Si se observa la distribución de cada aplicación de la muestra, se puede ver que el promedio de la tasa de aceptación es de un 32%, lo que significa que la mitad de las aplicaciones tienen una tasa de aceptación superior al 32%. No es precisamente una cifra pequeña y demuestra que muchos usuarios están dispuestos a optar por el seguimiento en aras de una mejor experiencia de usuario. Llegados a este punto, las aplicaciones pueden convencer a los usuarios de que acepten el opt-in.

En resumen, el mercado seguirá evolucionando mediante el desarrollo de más estrategias y experiencias mejoradas para así optimizar aún más el embudo de opt-in.

- Contenido relacionado -