La Comisión Europea acusa a Apple de crear un ecosistema cerrado con Apple Pay

La Unión Europa (UE) no quiere pasar una a los gigantes tecnológicos y tiene ahora en el punto de mira a Apple. De acuerdo con la Comisión Europea, hay indicios que apuntan a un abuso de posición dominante por parte de la empresa Apple con su servicio de pagos para el móvil Apple Pay.

En un informe preliminar el Ejecutivo de la UE acusa a los de Cupertino de valerse de posición dominante para limitar el acceso a la tecnología inalámbrica NFC. Limitando el acceso a la tecnología NFC, Apple perjudicaría a sus rivales y favorecería, en cambio, a su servicio Apple Pay, según Bruselas.

«Vemos indicios de que Apple restringe el acceso a terceros a tecnología necesaria para desarrollar soluciones de carteras móviles alternativas en sus dispositivos», indica Margrethe Vestager, vicepresidenta de la Comisión Europea y comisaria de Competencia.

La investigación abierta a Apple por parte de la Comisión Europea, que echó a andar en junio de 2020, concluye que la empresa liderada por Tim Cook no permite o limita el acceso de los desarrolladores a la tecnología NFC. Mediante este proceder Apple se asegura de que Apple Pay sea la única alternativa para pagar con el móvil en el iPhone.

Bruselas denuncia además que Apple obliga a todas las compañías que desean desarrollar apps con acceso a la tecnología NFC a pagar una cantidad de dinero a la multinacional estadounidense. «Se trata de una conducta ilegal dentro de nuestras reglas de competencia«, enfatiza Vestager.

Apple se defiende de las acusaciones de la Comisión Europea argumentando que si restringe al acceso a la tecnología NFC, es por cuestiones de seguridad y con el último objetivo de preservar los datos de los usuarios. Desde Bruselas rechazan, no obstante, este argumento y en su investigación no han encontrado, de hecho, «ninguna prueba que apunte a tal riesgo». La Comisión Europea estima que la intención de Apple es crear «un ecosistema cerrado», fijando las reglas del juego y poniendo cortapisas a la competencia para llegar al usuario final, lo cual es ilegal en el marco de la UE.

El informe preliminar redactado por Bruselas llegará ahora con toda la documentación adjunta a Apple para que la compañía de Cupertino pueda responder por escrito a las acusaciones que allí se formulan.

No es la primera vez que la UE coloca en la mirilla a Apple, que tiene abiertas varias investigaciones sobre su sistema de transmisión de música y venta y distribución de libros digitales.

- Contenido relacionado -