“La batería da la felicidad, un soporte de publicidad innovador y flexible”

79

José Luis Muntañola nos presenta, en exclusiva para La PublicidadChargello, un concepto de publicidad exterior que se ofrece como servicio de carga de terminales móviles en diferentes espacios. Un sistema de publicidad en expansión que comenzó en Miami y cuya inclusión en Europa ha comenzado por España. De la mano de Muntañola, y a través de esta entrevista realizada por Ana Motilla (Jefa de Redacción), profundizamos en esta empresa para conocer al detalle en qué consiste y cuáles son las ventajas que ofrece a los anunciantes.

¿Cuándo, dónde y de qué manera nace Chargello?

Chargello nace hace casi cuatro años en Miami, de donde es la matriz. Es una empresa que fundan tres socios, de los cuales, uno es catalán. Durante todo el 2015 empiezan a crecer por Latinoamérica (Chile, Colombia, Perú, Argentina, Nicaragua y México) y en 2016 dan el salto a Asía (entrando en Emiratos Árabes, Katar, Líbano, Hong Kong y Singapur). En 2017 de- ciden dar el salto a Europa y empiezan por España.

¿Cuál es el valor añadido que aportan?

Sin duda, el servicio. Además de ser un soporte publicitario es un servicio. Ese sería el punto diferenciador, que ofrecemos un soporte que, además, te carga el móvil. Yo lo definiría como la batería de la felicidad, un soporte innovador y flexible. Son unas estaciones donde vienen 10 baterías (de un tamaño mini iPad). Cada batería cuenta con dos caras donde puede ir impresa una publicidad. De modo que la colocamos en cualquier espacio público. Las baterías solo se pueden cargar en la propia estación por lo que no se pueden sacar del local. Incluso los cables son especiales y la entrada que va a la batería es un micro usb específico para esa batería.

¿En qué consiste su modelo de negocio? ¿Cómo empieza a des- arrollarse en España?

Es muy similar al de la Coca-Cola, dando licencias a gente cercana a los fundadores, a la matriz, que es Miami. Así, el que compra la licencia en España, para luego poder expandirse de cara al resto de Europa, es Alejandro Figueras, una persona de familia de empresarios (en concreto de Butacas Figueras). Era director general hasta hace un año, y decide comprar, traer la licencia y meterse de lleno en este proyecto, una oferta de un soporte de publicidad no convencional enfocado a campañas BTL.

¿Quiénes son sus clientes? 

Nosotros tratamos con dos tipos de clientes. Por un lado está el establecimiento (restaurantes, gimnasios, centros de estética, peluquerías, clínicas, hoteles…) esto es , cualquier espacio público. Y, por otro, los anunciantes. Algunos de los que ya han confiado en nosotros son Adeslas, DKV, Singapore Airlines, La Caixa, Banco Sabadell, Estrella Damm, Heineken, Diageo…

¿Dónde están presentes? ¿Qué previsión tienen de expansión?

Nosotros ya estamos presentes en Barcelona, en Madrid, en Marbella y hacemos toda la temporada de Ibiza y Formentera. También hemos hecho la temporada de esquí en Baqueira. Vamos a entrar en Andorra y nuestra idea es seguir ampliando en cuanto a ciudades. En un principio se comenzó con Barcelona. El motivo, que el fundador es catalán, Barcelona lo conocía y Marbella era su sitio de veraneo. Así de simple. Tenía los contactos para colocar, distribuir y crear una cierta cobertura y empezar a colocar lo que eran los soportes sin publicidad para ir creando la cultura de ofrecer este servicio en determinados espacios. Por- que, hoy en día, todos tenemos la necesidad de cargar el móvil. Cuando llegamos a esa linea roja de batería nos entra el low battery sindrom. Es una necesidad que es real y nosotros podemos aportar el valor añadido a la hora de ofrecer o vender nuestro soporte.

Cuando vas a Estados Unidos, o Sudamérica, el concepto de entrar en cualquier espacio público y pedir una batería para cargar el teléfono está a la orden del día. La gente lo tiene muy claro. En España esa mentalidad no existe y es lo que estamos tratando de inculcar. El objetivo es que, igual que tú entras en un restaurante o bar y pides WiFi, puedas pedir una batería.

¿Cómo han ido entrando en las ciudades?

En Madrid hemos entrado de la mano de Banco Sabadell. La idea era colocar el servicio con las baterías sin publicidad y empezar a abrir ciudades. Sin embargo, en cuanto la inversión, para nosotros, era muy elevada. De modo que pensamos en encontrar un partner. El caso de Sabadell fue enfocado a un target business ejecutivo por lo que pedimos restaurantes con ese perfil. Tuvimos, durante un mes, a una persona en Madrid dedicada a las aperturas, abriendo los restaurantes, explicando el producto y ofreciendo el servicio gratuito.

Entramos con una campaña con Banco Sabadell y, una vez que la campaña finalizó, las estaciones se mantienen en el restaurante por lo que vamos creando cobertura. Estamos siendo bastante activos presentado e intentando captar marcas en las ciudades donde queremos entrar. Como en Ibiza y Formentera ya estamos, queremos entrar en Palma, Valencia, Málaga y Bilbao. Son nuestros próximos objetivos.

¿La idea de utilizarlo como soporte publicitario fue posterior a su creación? 

Así es. En un principio esto nace con la idea de vendérselo a los restaurantes pero estos no estaban por la labor. Les gustaba el servicio pero no querían comprarlo. Así que se le dio una vuelta y se planteó el convertirlo en soporte publicitario para que el anunciante pudiera poner ahí su creatividad y ofrecerlo gratuitamente a los espacios. Fue una idea bastante acertada.

¿Cuál ha sido la evolución de la empresa y su papel en él?

Cuando entramos hace un año empezaron dos personas y, a día de hoy, somos ocho. Buscaban fichar a alguien que viniera del sector y tuviera el networking con los anunciantes y las agencias de medios y pudiera aportar ese plus para intentar captar. Por mi parte, el objetivo desde los cinco meses que llevo en la compañía ha sido presentárselo a todo el mundo: anunciantes, clientes, agencias de medios, centrales… El mercado catalán lo tenía bastante controlado y aunque el de Madrid no tanto, el feedback que he tenido por parte de todas las centrales con los clientes de la capital está siendo súper positivo, más, incluso, que en Barcelona.

¿Qué bondades tiene Chargello como medio publicitario?

Podemos ofrecer cobertura estando presentes en todas las ciudades en que estamos. En restaurantes, gimnasios, clubes de fútbol, clínicas… Podemos, crear una cobertura tanto a nivel local como nacional, en función de lo que nos pida el anunciante. También podemos ir un poco más allá con respecto al resto de soportes. Chargello nos permite segmentar y targetizar hasta el más mínimo detalle que necesite el anunciante. Por otra parte, el cliente no siente la publicidad como invasiva pues se le está ofreciendo un servicio que les es útil. El espacio es discreto y no molesta.

¿Qué tipo de creatividades fomentan para este soporte?

A nivel creativo es muy importante conseguir interactuar con el usuario a través de códigos QR pero nuestro principal valor está en la targetización. Te pongo un ejemplo: Singapur Airlines nos pidió una acción en Barcelona para un target muy concreto de poder adquisitivo alto. Nosotros les proporcionamos una selección de los restaurantes más top de la ciudad, de ticket medio de 50 euros para arriba.

“A nivel creativo es muy importante conseguir interactuar con el usuario a través de códigos QR pero nuestro principal valor está en la targetización”

También hemos hecho acciones con DKV en Baqueira para dirigirnos un perfil deportista. Y es que, con este soporte podemos llegar al punto concreto donde está el target. Tanto sea en espacios donde estamos con en espacios donde no estamos y que creamos en concreto en función de la necesidad del anunciante. Es el caso de empresas como Glovo que nos pidió un trabajo en Sevilla, donde aún no estamos, para promocionarse ahí. Necesitamos un margen de tiempo para poder abrir los sitios y siempre lo hacemos con el compromiso de campaña. Como evolución del producto hemos creado un sistema NFC el cual te lleva a una landing page que nos facilita el anunciante. Un sistema muy útil para empresas como Fotocasa que nos dijo que tenía muchos problemas cuando se quería anunciar en exterior a la hora de medir quiénes entraban en su web. Esta opción les pareció una buena idea para medir cuánta gente accedía a su web por medio del Exterior. Además, al colocar el teléfono geolocalizaba y ofrecía los pisos de la zona.

¿Qué datos ofrecen para medir el alcance de sus campañas?

Los datos que aportamos al anunciante cuando finaliza campaña están relacionados con el número de personas que van al lugar y el porcentaje que nos facilita el establecimiento del uso de la batería. De ahí pueden sacar un dato interesante para el anunciante.

¿Qué inversión tiene que realizar un anunciante que quiera publicitarse en Chargello?

Una estación con las diez baterías, con la publicidad, con la impresión, el mantenimiento, logística, todo incluido… tiene como precio bruto, por estación y establecimiento, 350 euros al mes. Tenemos un servicio de mantenimiento, tanto en Barcelona y en Madrid, una persona que todas las semanas va a todos los sitios donde estamos para ver que está todo bien… Para que se involucre el establecimiento nosotros se lo damos gratuito pero hay un contrato en el que si se pierde la batería la tiene que pagar el restaurante.