La Academia de la Publicidad modifica sus estatutos con total apoyo de los socios

La Asamblea General Extraordinaria de la Academia de la Publicidad aprobó por 57 de 60 asistentes y representados la modificación estatutaria presentada por la Junta Directiva.

La reunión tuvo lugar en la Facultad de Ciencias de la Información de la UCM y en ella el presidente, Félix Muñoz, explicó a los socios como había sido el proceso para llegar a la propuesta de las modificaciones que se votaron y fueron aprobadas. 

A través de la exposición de diferentes documentos, y en un ejercicio de transparencia -remarca el presidente- hemos dado a conocer de manera detallada todo el trabajo realizado por la junta, con todos los pasos dados para cumplir nuestro compromiso ante la Asamblea anterior de escuchar y dialogar con todos los socios, intentando la integración de todas las ideas, trabajar para modificar y mejorar los actuales estatutos, y llevar ese trabajo en forma de propuestas concretas a los socios a través de una Asamblea General, que es el lugar donde se debe debatir, contando con las aportaciones sin exclusión alguna de todos los socios».

Tras la aprobación de las modificaciones, el Presidente anunció que pedirá a la Junta Directiva que se inicie el proceso para elegir una nueva conforme al nuevo articulado que establece un procedimiento electoral muy detallado, frente a la vaguedad del articulado anterior. 

Modificaciones

Las modificaciones propuestas fueron expuestas y antes de ser aprobadas se escucharon las opiniones de los socios presentes, siendo mayoritariamente favorables a las mejoras introducidas, que se refieren tanto a los Estatutos como al Reglamento de Distinciones, que sigue considerándose una parte más de los propios Estatutos. Entre las más destacas están las siguientes.

  • Reforzar el carácter abierto e integrador de la asociación en su primer artículo
  • Ampliar los fines y objetivos para incluir actividades que ya realizaba la Academia e incluir otras que podría abordar en el futuro.
  • Renombrar los tipos de socios y especificar sus deberes y derechos.
  • Se ha introducido la necesidad de que al menos un miembro de la Junta sea Académico de Honor y remarcado la obligación de que el presidente sea socio de número individual.

En cuanto al Reglamento de Distinciones los cambios más importantes han sido cuatro.

  • Retirar la condición de excepcional y limitada en número para el nombramiento de Académicos de Honor fallecidos (máximo 1 de cuatro anteriormente).
  • Eliminar la presencia de miembros de la Junta Directiva en el jurado, si bien será esta la que elija sus miembros conforme a unos criterios de obligado cumplimiento.
  • Subir a dos los Académicos de Honor que deben formar parte del jurado.
  • Y establecer un procedimiento claro para la retirada de la distinción de Académico de Honor o Publicitario del Año por parte de la Asamblea en el caso de que se presentasen situaciones excepcionales que lo hicieran conveniente.

En el turno de ruegos y preguntas los socios agradecieron el ejercicio de transparencia, manifestando algunos la inquietud que les había causado la publicación de comunicados que dejaban en entredicho la labor de la actual Junta. También se aclaró, ante las inquietudes de los socios, que no existía ninguna base para que las impugnaciones anunciadas lleguen a prosperar, pues todo se ha hecho con el máximo rigor y siempre de acuerdo con los propios estatutos. De hecho, para garantizar la veracidad de lo que se recoja en el acta y la limpieza de la votación, un notario estuvo presente durante toda la Asamblea y requirió los documentos oportunos.

Félix Muñoz cerró la asamblea con unas palabras en las que afirmó que “las dos cosas más importantes en cualquier Asociación son, primero acordar quiénes la componen, y segundo, establecer unas normas claras, elaboradas y aceptadas por todos sus socios para su correcto funcionamiento. Ésta ha sido nuestra prioridad ante la situación que la junta se encontró al inicio de su mandato y era nuestra obligación dejarlo resuelto. Es cierto que, aunque trabajamos en ideas y proyectos que pudieran llevara la Academia de la Publicidad a un destino brillante, ahora no han podido salir; pero cuando todas las dudas se han despejado, es cuando el camino está muy claro y el futuro de la institución puede ser ilusionante y prometedor».

- Contenido relacionado -