Kitchen potencia su estrategia y creatividad

La agencia de publicidad Kitchen abre las puertas de su nueva oficina para convocar a la prensa y explicarles cómo afrontan esta nueva etapa después de 16 años en el mercado. “En nuestra historia como Agencia Independiente nos ha ido francamente bien, pero está en nuestra naturaleza disfrutar este momento desde el inconformismo y sentarnos a pensar dónde queremos estar dentro de otros quince años, sin perder nuestro espíritu y nuestro `a tope de power´, una forma de afrontar los proyectos y la vida en general que implica conseguir las cosas, por imposibles que parezcan, desde la seguridad de poder sacarlas adelante”, afirma Iñaki Bendito, Presidente y Director Creativo Ejecutivo.

En este proceso se ha involucrado a todo el equipo, los clientes, los partners y amigos. La primera medida que se tomó, al afrontar el proceso estratégico, fue redefinir el propósito de la agencia, algo que se aplicaría a todo lo que afecta a la compañía. Una vez que el equipo de Kitchen tenía el punto de partida comenzaron a trabajar en el Logotipo de Kitchen, para reflejar gráficamente sus valores: “Queríamos que transmitiese a primera vista – explica Iñaki – qué tipo de agencia somos: sólida y con experiencia pero sin perder un ápice de nuestra personalidad”.

Tipográficamente apostaron por usar Caslon, la primera tipografía creada en Inglaterra con un gran carácter artesanal, y que fue la usada para la Declaración de Independencia de Estados Unidos. Nacho Tovar, Head of Strategy & Brands, describe la evolución de la agencia, reforzando las áreas de Creatividad y Estrategia: “Somos estratégicamente creativos y creativamente estratégicos, y esto ilustra a la perfección nuestra forma de entender la publicidad, algo que se materializa claramente en nuestra forma de trabajar. No creemos en las barreras entre cuentas y el equipo creativo, y lo fomentamos no sólo a través de metodologías de trabajo concretas, sino aplicándolo en el día a día”.

Para este modelo de trabajo, era necesario encontrar un espacio de trabajo idóneo y finalmente se eligió la primera planta de Ferraz 11. Para ello, se conformó un equipo multidisciplinar que combinaba a un arquitecto experto en entornos laborales, Fran Amorós, con Zoe Barceló, uno de los Directores Creativos de la agencia. Ambos desarrollaron el proyecto de forma abierta y colaborativa desde las necesidades, inquietudes, y proyección de todas personas de la agencia. Zoe nos detalla cómo consiguieron plasmarse estos requisitos: “Habilitamos áreas de trabajo abiertas donde la movilidad y la conexión entre personas y diferentes perfiles fueran una realidad, generando zonas de reuniones y de espacio individual para mejorar los flujos internos”.

En palabras de Antonio de Hoyos, Director General Financiero de Kitchen: “La orientación ‘human centric’, los valores éticos y los procesos propios no son contrarios a la solidez y experiencia del equipo, para conseguir, trabajando conjuntamente con nuestros clientes aumentar el valor de sus marcas. Nuestro modelo de negocio se ha adaptado a nuestros empleados, clientes y partners, sin perder nuestra identidad y esta evolución nos ha permitido seguir con un ritmo de crecimiento constante. De hecho, nuestra cartera de clientes se ha visto afectada de esta evolución, ya que en las últimas semanas hemos realizado nuevos proyectos y ganado cuentas con clientes de la categoría del Instituto de Empresa, la Fnac, Alhambra y Chips Ahoy”.

La evolución de la agencia, literal y simbólica, partiendo de ese propósito que se definió al principio del proceso, se traduce en el manifiesto de la agencia, que recoge su forma de ser, independiente, creativa, estratégica y, sobre todo, humana. Una manera de hacer y afrontar los proyectos que potencia la conexión, y la capacidad de influir responsablemente en las personas y las organizaciones. Gema Arias, Directora General de Estrategia Creativa, explica: “Descubrimos que las preposiciones nos definían, que tenían mucho que ver con lo que somos, con lo que hacemos, con cómo trabajamos, con la manera en que nos relacionamos dentro de la agencia, con nuestros clientes y a la hora de afrontar un proyecto. Se trata de elementos muy particulares de nuestro idioma, que unen, amplifican el significado y que modifican los términos a los que preceden. Y así funciona Kitchen: tenemos vocación de unir nuestro talento, conocimiento y esfuerzo a los proyectos de nuestros clientes y dar lo mejor de nosotros mismos en cualquier relación que establecemos, enriqueciéndola, sin perder lo que nos hace auténticos”.