Juan Isaza revela las ocho tendencias en el mercado para 2020

“Social Media deja de enamorarse de los likes, y se centra en la realidad del mercado, la preocupación por medio ambiente no desaparece,  la lucha generacional entre jóvenes y adultos, o como un 29% de los consumidores harían boycott a la compra de marcas debido a alguna  postura política, como los consumidores lo demandan todo inmediatamente,  la importancia de la salud mental frente a la apariencia física, o la búsqueda necesaria de la verdad”, afirma el conferenciante estadounidense Juan Isaza en la presentación de las tendencias en el mercado para el 2020 celebrado en la agencia DDB.

En el acto se habló sobre las tendencias en el mercado para este 2020, que serán nuevas oportunidades para las marcas si saben sumarse al carro y aprovecharlas. “¿Cómo son los consumidores actuales? ¿Qué demandan? ¿Cómo pueden las marcas darles lo que piden?”

Juan Isaza planteó en el informe temas candentes para este nuevo año, como por ejemplo “La Neutralidad imposible”, (ya que un 29% de los consumidores harían boycott a la compra de marcas debido a alguna postura política), la “Máxima impaciencia” de los consumidores que lo demandan todo inmediatamente, o la importancia de la salud mental frente a la apariencia física. Según Juan las principales tendencias para este nuevo año son:

1. Neutralidad imposible: ser neutral es prácticamente imposible. La verdad ya no significa hechos objetivos, sino que es el resultado de muchas posibles interpretaciones. En el 2020, surgirán nuevas formas de verificar los hechos en una búsqueda necesaria por la verdad

Uno de los factores más complejos seguirá siendo el tema de la verdad. Es el ciudadano el que a través redes sociales da difusión y alcance a noticias falsas. En el 2020 se pretende enseñar al ciudadano a verificar la información antes de reproducirla, pero, sobre todo a entender que las fuentes no son necesariamente garantía de verdad en una sociedad donde todos parecen hacerse de uno u otro bando

2. Máxima impaciencia: con las manifestaciones y protestas que han plagado el planeta, se puede apreciar que el ciudadano actual quiere cambios y transformaciones inmediatamente, y es precisamente esa incapacidad de esperar la que generará muchas tensiones en este nuevo año. Se puede asociar esta falta de paciencia a las transformaciones tecnológicas, ya que los dispositivos se han convertido en una herramienta para administrar la ansiedad y nos han demostrado que casi todo se puede obtener en tiempo real.

3. Renueva mente: las personas y las compañías le darán más importancia a la salud mental y comenzarán a cuestionarse muchos de los patrones que han marcado hasta ahora sus vidas, particularmente en lo laboral. El ciudadano comenzará a buscar nuevas formas de reinventar su rutina y escapar de todo aquello que signifique alto voltaje, con menos ambiciones en cuanto a apariencia y con una mejor definición de las prioridades.

El hecho de ver la salud mental con igual o incluso mayor importancia que la salud física es una de las tendencias del 2020.

4. Dinero resignificado: se mirará con mucha más cautela el concepto de éxito en los negocios y en la vida y, con ello, el hecho mismo de hacer dinero. El capitalismo con sus virtudes y peligros estará en el centro de la discusión política y social.

Se quiere promover una cultura de los negocios más realista, pero también más inclusiva y ética, con un objetivo de prosperidad sostenible basada en la cooperación y el desarrollo de comunidades donde todos ganan.

5. Universo privado: el mundo de los contenidos, muy especialmente de la mano de los videojuegos, se ha convertido en una forma de construir universos individuales. Los avances en la conectividad potenciarán las posibilidades en el consumo de más y mejores contenidos. Pero también nos harán cuestionarnos sobre la privacidad. Escapar para vivir en nuestras propias islas con un interés creciente por ser anónimos.

6. Real social: las redes sociales se seguirán reinventando para convertirse en una experiencia mucho más auténtica donde será más valiosa la interacción real que las métricas de vanidad. El comercio estará en el centro de las prioridades y las plataformas sociales buscarán hacerse fuertes en cada una de las etapas del ‘journey’, y así seguir siendo un aliado imprescindible de las marcas.

La Generación Z, con sus intereses y su estilo de vida, le está dando forma a las redes sociales y a los medios en general. Los más jóvenes valoran la autenticidad sobre la popularidad. Un estudio publicado por Inc. demostró que sólo un 19% de los miembros de la Generación Z admira a alguien por el número de seguidores que tiene en sus redes sociales. En este sentido, tal como lo hemos visto en los últimos años, la figura del influenciador ha vivido una evolución. Del ‘microinfluencer’ ahora hablamos cada vez más del ‘nanoinfluencer’. Es decir, aquellos con una base pequeña de seguidores, cuya credibilidad reside justamente en el hecho de ser poco conocidos, pero con un vínculo más fuerte con su audiencia.

7. Tiempo de compasión: en los últimos años, están surgiendo nuevas actitudes e iniciativas que demuestran un espíritu compasivo y que buscan restablecer la conexión entre las personas. La soledad y el aislamiento que se propagan como una epidemia en algunos segmentos de la población, motiva nuevas ideas de socialización y acompañamiento. Habrá una invitación permanente a juzgarnos menos y a ayudarnos más.

Los menores de 40 años hoy son la generación que afirma sentirse más aislada, más ignorada y más carente de compañía. Se hablará mucho del ‘sadfishing’ o la búsqueda de atención y afecto a través de mensajes en las redes sociales donde se exagera el estado de ánimo con el fin de que amigos y seguidores ofrezcan su apoyo y compañía.

8. Medio ambiente: En el último año se ha visto un cambio de actitud entorno al tema ambiental. Muchos más ciudadanos se comprometieron a hacer cambios en su vida diaria y presionaron a sus gobiernos para tomar medidas en pro de la defensa del planeta. En el fondo se esconde una lucha generacional entre jóvenes y adultos.

Hasta hace poco demostrar conciencia sobre el futuro del planeta nos hacía lucir bien socialmente, pero hoy lo que prima es la vergüenza como motivador. Se escuchará más el llamado movimiento de ‘Extintion Rebellion’, creado en el Reino Unido a finales del 2018 por algunos académicos, y que busca actuar por medio de la desobediencia civil para confrontar a los gobiernos y hacer que tomen medidas efectivas para tratar de frenar la catástrofe que está poniendo en riesgo la vida en el planeta.

- Contenido relacionado -