Acuam HealthCare ayuda a Janssen en su campaña de apoyo a pacientes con cáncer de la sangre, “Globolizados”

Tras las ediciones pasadas de “Globolízate”, arranca “Globolizados, la esperanza se lleva en la sangre”. “Globolizados” es la tercera campaña de la compañía farmacéutica Janssen, desarrollada con la ayuda de la consultora estratégica Acuam HealthCare, cuyos objetivos fundamentales son: concienciar a la población sobre los diferentes cánceres hematológicos y su dimensión, y recaudar fondos para ayudar a las personas que luchan contra ellos cada día.

Globolizados es la primera aplicación que emplea chatbot con fines solidarios. A través de ella, cualquier usuario puede lanzar un globo virtual con un mensaje de apoyo a los pacientes con cáncer de la sangre. Por cada lanzamiento, Janssen se compromete a donar cincuenta céntimos, hasta un máximo de 30.000 euros, que se destinarán a proyectos de ayuda al paciente de las asociaciones AEAL, ASCOL y ASLEUVAL.

A su vez, la app Globolizados, disponible en Google Play y en App Store, aporta información sobre los distintos tipos de cáncer hematológico. Para ello dispone de apartados con información como: “Quiero saber más”, “Signos de alerta” y “Asociaciones Amigas”.

La campaña se integra dentro de las iniciativas impulsadas a través de la página web de consulta cancerdelasangre.com de Janssen creada con la ayuda de hematólogos y asociaciones de pacientes, y dirigida a pacientes, familiares y voluntarios. La plataforma también tiene presencia en Youtube y Facebook, igualmente gestionados por Acuam HealthCare.

En la pasada edición de esta iniciativa se superó el reto propuesto gracias a un éxito de participación por el que se inflaron más de 64.000 globos. Janssen destinó la cantidad de 25.000 euros al proyecto de pisos de acogida para pacientes hematológicos de la Fundación Josep Carreras, y al proyecto AEAL Apoya, de la Asociación AEAL, que proporciona material ortopédico a pacientes.

En 2016 la campaña también logró su objetivo y se realizó una donación de 20.000 euros, cantidad máxima estipulada en ese año, también a la Fundación Josep Carreras.