BBK denuncia el aislamiento de los mayores

BBK ha presentado hoy Invisible Soledad, una campaña de sensibilización que comenzó hace dos días con la instalación de la escultura hiperrealista “la última persona fallecida en soledad” en un banco del concurrido Paseo del Arenal de Bilbao. El proyecto ha sido creado y ejecutado por LLYC.

El objetivo de la acción es hacernos reflexionar sobre la poca atención que se le presta a un problema tan grave como es la soledad no deseada en la que viven muchas personas mayores. Y también pretende concienciar a la sociedad para que actuemos contra la soledad no deseada de nuestros mayores cuando aún estamos a tiempo.

La campaña “Invisible Soledad” nace de la realidad de que solo ponemos el foco en esta
problemática cuando una persona fallece en soledad y pasan semanas, meses o años hasta que es encontrada. En ese momento, todos nos llevamos las manos a la cabeza, pero solo nos alarmamos cuando ya es tarde para hacer algo. En palabras de Julio Alonso Caballero, Director Creativo de la campaña: “Esta campaña trata de demostrar que lo peor de la soledad no es el final, sino todo el tiempo previo que pasa hasta que eso sucede, y que nadie atiende”.

La escultura, “La última persona fallecida en soledad”, ha sido elaborada por Rubén Orozco, escultor hiperrealista mexicano. Es una réplica a imagen y semejanza de Mercedes, una mujer bilbaína de 89 años que vive esta realidad. Representa, a través de su gesto y del reloj que lleva entre sus manos, el “inevitable paso del tiempo”, según ha afirmado Orozco. Orozco ha trabajado durante más de tres meses en replicar cada detalle de Mercedes. Para Mercedes la soledad es una “muerte en vida”.

Más de 2 millones de personas mayores de 65 años viven solas en España. Son datos del INE, que califica el crecimiento de este fenómeno como “alarmante”, puesto que hace tan solo 5 años apenas superaban los 1’8 millones y crece año tras año.