“Intento que todo lo que haga valga para algo”

Jose María Prieto nos acerca una nueva entrega de su apartado “13 Selfies” con Elena Alti, Head of Digital Marketing de Banco Santander como protagonista. Una  sección disección de 13 personas influyentes de nuestro sector, de los anunciantes y de las agencias, en su lado más humano. Conocemos sus puestos, pero ¿cuánto de ellos conocemos como personas? No hay maquillaje, no hay estilismo, ni pose, ni fecha concreta. Sólo realidad, piel y un poquito de verdad de aquellos que reconocemos mucho pero conocemos pocos.

WOW, primera entrevista en esta era post Impresionante, ¿no?

Es impresionante porque estamos viendo una refinición a todos los niveles. Pero, fíjate, cuando lo ves así después de este tiempo, ves que hemos intentado sacar el provecho a todo, hemos visto que estar en casa y trabajar desde casa es muy intenso, pero también tiene sus cosas buenas. Desmitificas un poco, olvidas lo malo y pones en valor lo bueno. Es verdad que las consecuencias a nivel social y económico serán terribles, pero a nivel personal, creo que ha sido una etapa de aprendizajes.

¿Qué es lo que se te ha hecho más duro de este confinamiento?

Soy un animal callejero. He echado de menos el “zapatear” por ahí. Salir a la calle, el contacto con la gente, ver a mis amigos, mi familia… He tenido zooms continuamente. Trabajo, amigos, cenas virtuales… ¡Había días que empezabas a las 4 de la tarde y acababa a las 4 de la mañana! Pero llega un punto en el que eso no es suficiente. Quieres salir, abrazar, tocar…

¿Cuándo se nos va a olvidar todo esto? ¿O no se nos va a olvidar?

Odio dos frases: el “new normal” y “esto ha venido para quedarse”. Vete tú a saber si va a quedarse o a irse… Somos un poco animales de costumbres y esta situación va a redefinir algunos comportamientos que posiblemente se van a integrar con los que ya teníamos. Culturalmente nos define un ADN y hagamos lo que hagamos seguiremos siendo nosotros. Si somos listos, equilibraremos lo mejor de ambas cosas. Lo que estamos viendo ahora puede ser eficiente en muchos aspectos, pero no nos llena, ya que pesan la tecnología y las pantallas. No hay equilibrio. No responde a lo que somos. Ver una terraza llena y el contacto humano, te anima. El objetivo es perseguir la humanización de la tecnología.

Vosotros como entidad, sois uno de los actores a los que toca ayudar. ¿Somos una sociedad que nos estamos ayudando?

Yo creo que sí. Y digo que sí, con un SÍ como una catedral de grande. En el sector he constatado que desde el primer momento el foco se ha centrado en ver cómo podíamos ser una palanca de ayuda en una situación tan crítica para todos nuestros clientes. Los ICO, las moratorias, estar en el día a día, la banca online… el Banco se ha volcado a todos los niveles. Y luego, todo lo que veo a mi alrededor. Amigos, redes sociales… la gente se dedica y da lo que tiene y lo que no tiene. ¡La cantidad de gente que ha estado en sus casas, cocinando para otros, por ejemplo. Somos un país generoso por naturaleza.

Nos hemos comido la primavera. ¿Qué tres cosas pedirías al 2020 que ha empezado tan raro?

(Piensa) Le pido futuro, oportunidades y disfrutar de amigos y familia. Esas tres cosas son las que quiero que me acompañen en 2020.

Tanto tiempo encerrados. Ahora podemos salir. ¿A dónde nos vamos?

Donde me gustaría irme y dónde he reservado: A Formentera (Risas). Es mi paraíso terrenal. Me gusta ponerme unas chanclas y olvidarme de todo. Es fácil, me encanta. Si algún día me pierdo, me pueden encontrar en la playa de Espalmador.

Tienes la posibilidad de hacer tú una entrevista hoy a quien tú quieras. ¿A quién se la harías?

¡Madre mía! (Piensa) Una persona a la que he estado siguiendo porque me gusta mucho lo que piensa, dice y sobre todo hace, es Bill Gates. Él y Melinda. Me gusta cómo han enfocado sus vidas, cómo y en lo que están trabajando, su visión y actitud ante el mundo y el futuro, su manera de “usar” su poder, influencia y recursos, cómo ha hablado de la pandemia… Es alguien que me produce mucho respeto, mucha curiosidad y de quien creo que podría aprender muchísimo, porque siguiéndole, te das cuenta de que ya no es sólo lo que haces sino para qué lo haces. Los objetivos deben tener un por qué y un cómo. Y el cómo llegas es tan importante como el “haber llegado”.

¿No es una pose?

Cada vez veo que es más una realidad. Hoy, más y más empresas e individuos están siguiendo y defendiendo una estrategia que pasa por criterios ESG (Environmental, Social y Governance) medibles y cuantificables. Se está tomando cada vez más en serio que los factores sociales, medioambientales y de gobierno corporativo sean esenciales a la hora de tomar decisiones responsables que beneficien a todas las audiencias y sobre todo a la sociedad que debemos ayudar a evolucionar.

El otro día leí la frase El dinero no me hace feliz. Me hace falta”. ¿Qué hay de verdad en ello?

Me hace falta y me hace feliz (sonríe). Tenerlo evita los problemas de no tenerlo, que no es poco. Y luego, te da acceso a muchas cosas que pueden hacerte feliz a ti y a terceras personas. Pero no va de acumular. Va de disfrutar.

Elena es un nombre de origen griego que significa antorcha. Otros significados son también son brillante, deslumbrante o resplandeciente. ¿Qué hay de cierto en ello?

(Muchas risas) ¡No lo sabía! Cuando has dicho antorcha me he ido a Marvel, a la “antorcha humana” (Más risas). Una antorcha es alguien que ilumina y abre camino… no sé si me veo así. Me veo alguien con vida, con ganas, muy intensa, eso sí. E intento que todo lo que haga, valga para algo. Para mí, para mi familia, para mi trabajo, para mis amigos… Pero decir que puedo iluminar me parece tremendamente prepotente.

¿Zapato o zapatilla?

Ummmmmmmm… te diría zapato. Llevo 3 meses en zapatillas (Risas). Pienso en salir y pienso en ponerme taconazo. Me hace sentir bien. (Más risas)

Tus dos mejores amigas se dedican a…

Publicidad las dos. Son unas enamoradas de la publi. Y nos pasamos horas y horas hablando de publicidad. Otras a la banca, a los recursos humanos…

Últimamente pregunto sobre una marca que recuerdes de pequeña. De tu niñez. ¿La tuya?

Nesquik. Porque a mi madre le pedía siempre Cola-Cao y ella decía que no, que no se le disolvía. Y ahí teníamos nuestra guerra. Se me ha quedado grabado (Risas)

Música. Pongámosle banda sonora a esta entrevista. Suena…

Me gustan millones de cosas. Por poner algo, Green Day. Pero soy muy ecléctica. Podría ser Silvia Cruz o Jazz, que me encanta desde que tengo uso de razón. Debe ser por el swing y la improvisación.

Cuando te levantas por las mañanas y vas al trabajo, ¿qué pones? ¿noticias o música?

Generalmente escucho radio en el coche y suelo escuchar música. ¿Sabes por qué? Para llegar de buen mood al trabajo. Para no calentarme (Risas). La música mejora el humor.

Eres muy activa en redes sociales. ¿Cuál te roba más tiempo?

LinkedIn, sin lugar a dudas. Es la que más me aporta a todos los niveles. Más allá de la plataforma, me está haciendo conocer a gente muy, muy interesante.

Si tuvieras que hacer un regalo. Un muy buen regalo a alguien hoy, ¿a quién se lo harías y por qué?

Me parto. A mi marido. Se lo ha ganado. Lleva tiempo persiguiendo un sueño con mucho esfuerzo y mucho trabajo y eso hay que recompensarlo. También me vienen a la mente unas cuantas personas que nunca pensé que me podrían ayudar como lo han hecho, de forma desinteresada, aportando su tiempo, criterio y cariño. Esas personas también se merecerían un buen regalo. Te encuentras con gente maravillosa por el camino, a algunos los ves venir y otros te sorprenden de un día para otro.

Ahora tenemos la oportunidad de recuperar un mundo más verde, ¿crees que lo conseguiremos?

No es cuestión de creerlo o no. Es que, si no lo hacemos, nos estamos poniendo una pistola a nosotros mismos en la cabeza. Tiene que ser un “must” a nivel personal, empresarial, político, gubernamental… Tienen que cambiar muchas cosas. Todos tenemos nuestra parte de responsabilidad. Yo me exijo ser parte de ese cambio.

¿Qué pregunta te hubiese gustado responder, que no he hecho?

(Piensa un rato) Qué hubiese sido si no fuese publicitaria.

Ahí tienes la pregunta…

Pues mira: perfumista. El olfato es el sentido que más me gusta. Me lleva a momentos, lugares…con más nitidez y precisión que las fotos o incluso que los mismos recuerdos. Me hubiese gustado, pero se me cruzó el mundo de la comunicación por el camino y aquí estamos (risas).

Pues es todo ¡Muchas Gracias!

¡A ti!

Las 5 de Elena

  • Un idioma que te gustaría aprender: Italiano
  • Un color que te guste vestir: Verde
  • Un restaurante que frecuentes:  Japonés, Kabuki, por ejemplo.
  • Una ciudad a la que siempre vuelves: Roma
  • Un derrote que te haga sudar: (Risas) Cualquiera, porque reconozco que soy poco deportista. Andar en bicicleta, por ejemplo.