¿Hemos destrozado el concepto de Innovación?

Con el objetivo de encontrar respuestas y generar debate, la agencia Y&R MAD celebró la semana pasada el primer Ideas&Breakfast, que supuso el inicio de una serie de sesiones para despertar las ideas, fomentar el debate e inspirar nuevas formas de hacer, y que contarán con la opinión de personalidades muy relevantes dentro del Marketing y la Publicidad.

Todos ellos estuvieron de acuerdo en señalar que la innovación ha existido siempre, pero que ahora cuenta con el impulso de la tecnología, que permite aterrizarla e implantarla de manera más rápida.

En este sentido, Diego Sebastián puntualizó que “a veces lo que consideramos disruptivo no lo es tanto. Hablamos de Amazon, pero ya se vendía por catálogo en EEUU en el siglo XIX. Lo que ha hecho la tecnología es proporcionar un vehículo que acorta el proceso, pero eso no es innovar”. Y añadió: “Disruptivos son los rayos X, o el escáner, cosas que cambian tu vida. Lo demás no es disrupción. Si uno mira con perspectiva, Airbnb no cambia nada. Antes ya se ponían carteles para alquilar casas, y la tecnología lo que hace es acelerarlo y facilitarlo. Las cosas que verdaderamente nos conducen son las que tienen que ver más con las vísceras que con el raciocinio”.

Para Alex Jankelevich, “la innovación es un estilo de vida, es estar constantemente haciendo cosas nuevas y diferentes. Forma parte del ser humano: desde el descubrimiento del fuego o la invención de la rueda, la innovación siempre ha estado con nosotros”.

María Eizaguirre consideró que “no se puede innovar con red, siguiendo unas instrucciones o un proceso. Cada cosa requiere de distintas habilidades. La cultura tiene mucho que ver, y es mejor tener una cultura en la que la apertura al riesgo está más aceptada. La innovación es un estado mental. Es un poco como el amor: no es algo a lo que le dedicas una hora en un rato libre. Es una forma de pensar constante que te tiene que hacer replantearte todo lo que tienes delante. Yo la vinculo mucho a la creatividad, y puede ir desde cambios pequeños en una pyme a grandes cambios de modelo de negocio en un sector”.

Pero así como todos coincidieron en señalar la importancia de interiorizar la innovación, también advirtieron que “la innovación que vemos día a día, lo que está haciendo es acabar con la cultura tal como la conocemos. En todas las artes tradicionales, salvo en la arquitectura, se ha destruido más que construido”, afirmó Ignacio Arrola.

Por su parte, Diego Sebastián matizó que “no todo el mundo necesita innovar. Primero tienes que entender para qué necesitas aplicar un proceso de innovación; eso es lo que te dará tu enfoque y entenderás qué necesitas”. Algo similar a lo que opinó Alberto Díaz, que apuntó: “Está bien pensar out of the box, pero se infravalora el pensar inside the box. Cómo te relacionas con la innovación de fuera es clave para que las empresas triunfen o no”.

Y si bien durante este primer “Ideas&Breakfast” se fomentó el debate y se discutieron opiniones distintas, hubo un punto que actuó como eje: ¿cuál es la clave para innovar?

Izanami Martínez lo tuvo bastante claro: “La clave de innovar es desenamorarte de tus ideas y darte cuenta de que lo que estás creando una solución a un problema que tiene mucha gente, o poca gente con mucho dinero”. “La empatía y la observación también son fundamentales. Tienes que estar abierto a ver y a escuchar”, añadió María Eizaguirre.

Para Daniel Sáenz, además de lo anterior, hay otros dos aspectos que son clave para innovar: “la diversidad y juventud. Con respecto a lo primero, ¿por qué no invitamos también a Financiero a las reuniones de innovación? Sobre la juventud, creo que es necesario no subestimar al junior”.