‘Hay un robot sentado a mi lado’

Diego Alonso, Channel Integration Manager de Proximity Madrid, analiza la repercusión de los avances tecnológicos en el actual panorama publicitario en el “Anuario 2019” lanzado por La Publicidad el pasado mes de febrero. ¡No te lo pierdas!

En este 2019 llega la revolución de las máquinas, máquinas que devoran datos. Vemos cómo los coches auto-conducidos van tomando las carreteras, lentamente; cómo los juguetes hablan con nuestros hijos gracias a la inteligencia artificial o cómo Spotify o Netflix son capaces de recomendarnos canciones o películas que ni conocíamos y ni sabíamos que nos gustaban. En nuestro sector ya está pasando y será mucho más potente este año; los chat bots se han ido apoderando de la gestión de la atención al cliente en Facebook, los DSPs han cambiado algoritmos por intermediarios, es algo que ya está aquí pero que sin duda crecerá en 2019. Y crecerá porque tiene sentido, es posible y, ante todo, es conveniente.

Cada vez vemos cómo el componente tecnológico invade nuestras agencias; marketing automation, machine learning, IA, Big Data… Esto hace que el panorama sea un poco más confuso de lo que estamos habituados, de hecho, vemos cada vez más artículos de cómo el Math Men viene a sustituir al Mad Men. Esto se debe a una mayor complejidad debido a las nuevas herramientas y a una mayor sofisticación de la distribución y de la personalización.

“Cada vez vemos cómo el componente tecnológico invade nuestras agencias”

La venta tradicional de publicidad se está enfrentando a una automatización que cada vez es más importante, esto, unido a una mayor demanda de personalización por parte de los consumidores, nos sitúa a las agencias ante un panorama aterrador a la vez que excitante. Se aproximan grandes cambios, cambios como pocas veces hemos visto. Creo que estos cambios van a impactar en cómo nos organizamos en las agencias para afrontar una época en la que el consumidor es más exigente y es mucho más difícil captar la atención y destacar. Hay que destacar no sólo entre la competencia, también entre el último post de tu cuñado, o entre un bombardeo incesante de noticias.

La idea siempre será importante, pero hay muchas buenas ideas que pasan desapercibidas, en ocasiones hasta las ideas geniales necesitan un pequeño empujón. Necesitamos a las máquinas, los algoritmos y las tecnologías que están por venir para conseguir dar al consumidor la personalización que demanda volver a impactarle, a sorprenderle. Como decía hace nada Steve Koenig, VP de investigación de mercados de la CTA, esta semana en CES “Nos acercamos rápidamente una nueva era de la tecnología del consumidor”.