Guía para hacer un presupuesto al crear un sitio web

Hacer un sitio web propio es sencillo. Los costos los vas considerando en el momento en que van surgiendo. En cambio, a la hora de hacer un sitio web para alguien más, no puedes manejarte con tanta libertad.

Hoy en día es bastante común que, a la hora de crear un sitio web, una empresa o negocio contrate a una persona externa. Esto no quiere decir que sea un programador (hacer un sitio de cero es mucho más costoso). Sino que se trata de una persona con conocimientos sobre plataformas creadoras de páginas web.

Si eres uno de estos usuarios que crean sitios para los demás, seguro el presupuesto te resulta todo un dilema. Realmente no puedes olvidar ningún detalle. Es por esto que hoy tenemos para ti una guía para hacer un presupuesto al crear un sitio web.

#1 Determina el tipo de web que desea el solicitante

No es lo mismo crear un sitio para una persona que desea vender productos a través de su web, que una que desee conseguir prospectos para venderles luego. A la vez, si desea compartir contenido, la creación de un blog tiene requerimientos técnicos totalmente distintos a la de una web que sólo pretende presencia digital.

Es por esto que, antes de avanzar en el presupuesto, necesitas saber bien qué es lo que necesita tu cliente. En base a eso determinarás las necesidades técnicas a futuro y la elección de la plataforma.

#2 Si no tiene dominio, averigua el precio de uno que sea apto para el cliente

El dominio es una parte fundamental de la identidad visual del sitio. Además de ser el nombre del sitio, puede visualizarse en la url y en los correos institucionales de la empresa. Actúa como dirección del sitio en el mundo digital.

Es por esto que no puedes utilizar cualquier dominio que encuentres en los distintos proveedores. Tienes que adquirir uno que sea representativo para tu cliente. Lo ideal es que armes una lista donde detalles las distintas opciones disponibles y sus costos.

#3 Revisa el costo del plan de hosting

El plan de hosting depende directamente de las necesidades que tenga el sitio. Algunos detalles que debes considerar es el tamaño y el alcance del mismo. También es importante que definas con anterioridad la plataforma donde crearás la web. Este punto es importante para que luego no tengas problemas a la hora de realizar las configuraciones pertinentes.  Por ejemplo, dado que es muy popular, existen planes de hosting para WordPress que vienen armados especialmente para los requerimientos de los sitios de esta plataforma.

Es por esto que, en base a todos los detalles mencionados, debes optar por una de las diferentes opciones que ofrecen los proveedores.

#4 Considera si desea un diseño personalizado

Si el diseño de la web involucra un diseño personalizado, el tiempo que dedicas será mucho mayor. A la vez, si debes contratar a alguien que haga esa plantilla individual, tendrás que añadir ese costo al presupuesto final.

En cambio, si el diseño es sólo una de las plantillas que ofrecen las plataformas, el trabajo será mucho más sencillo dado que no necesitas contratar a alguien más.

#5 Investiga la estructura que desea tener

Cuando hablamos de estructura, nos referimos a las páginas que tendrá la web. Por ejemplo, en el caso de una tienda online de ropa, necesitas tener los productos divididos por categoría. Si incluye filtros, también será algo que deberás tomar en cuenta.

La estructura, dependiendo de la complejidad, involucra tiempo de planificación. Luego, debes plasmar todo eso en la web. Ten en cuenta el tiempo que puede demorarte para establecer el costo.

#6 Fíjate si necesita funcionalidades extras

En caso de necesitar otras funcionalidades que no están incluidas en las “comunes”, debes agregarlo al presupuesto. Un ejemplo sería el uso y control del tráfico. Si desea realizar un análisis, tendrás que pegar el plugin de Analytics o alguna otra plataforma.

Cada plugin involucra configuraciones extra. Por más que no sea complicado hacerlo, tienes que dedicarle tiempo.

#7 Consolida la cantidad de revisiones y el mantenimiento que harás

Una cuestión que se suele olvidar es el mantenimiento posterior a la entrega de la web. Debes considerar que habrá muchas consultas luego de que esté el sitio listo. En caso de que sea una persona que no quiera realizar los mantenimientos y actualizaciones, deberás cobrar un extra.

Esto puede hacerse de dos formas: establecer un monto mensual con las revisiones establecidas por horas y, la otra manera, es determinar cierta cantidad de revisiones que estén incluidas en el monto total del proyecto.

Además de todos estos detalles, debes considerar un monto extra para inconvenientes que vayan surgiendo en el momento. Por más de que planifiques todo a la perfección, puede haber cambios al momento de llevar a cabo el proyecto. El mundo digital es muy variable, debes ser flexible para poder sobrevivir en él.

Artículo anteriorConoce los spots más vistos de la semana en La Publicidad
Artículo siguienteMadrid celebrará en Enero de 2021 una nueva edición de ‘Spain Investors Day’