Good Rebels e Ikea reconectan con los hogares durante la cuarentena

Tras años y años amueblando los hogares españoles y comprometidos con que no exista ningún lugar mejor que nuestra propia casa, Ikea, se propuso plantarle cara al Covid-19. De la noche a la mañana, los ciudadanos nos encontramos con que el hogar era la única elección posible para trabajar, entretenernos, estudiar o hacer deporte y la única forma de reconectar con nuestros hogares eran encontrar una nueva forma de vivirlos.

Desde Good Rebels, éramos conscientes de que los consumidores demandaban un mayor volumen de contenidos de entretenimiento y que esta etapa de confinamiento estaría marcada por un incremento en el consumo en redes sociales. Por ello, diseñamos para Ikea una estrategia de contenidos orientada a ayudar, entretener e influir positivamente en nuestros seguidores. “Nos apasiona la vida en casa y, con el fin de crear un mejor día a día para la mayoría de las personas, sabíamos que estaba en nuestra mano hacer todo lo posible por permanecer juntos en estos momentos por lo que decidimos centrar nuestros esfuerzos en ofrecer contenidos de entretenimiento y de inspiración; siendo clave nuestra cultura de entusiasmo y de unidad junto con el hecho de convertir a nuestros coworkers en los mejores embajadores“, afirma Juan Antonio Díaz-Pintado, Integrated Media Leader, Ikea España. 

Nada como el hogar para amueblarnos la cabeza

Durante 7 semanas, hemos creado experiencias que partiendo del mundo digital han llegado a los hogares de miles de personas. Para Juan Fran Vaquero, Director Creativo Ejecutivo de Good Rebels, “la filosofía de Ikea siempre es hacer de los hogares un lugar mejor. Por eso, en un momento en el que nuestro mundo cambió por completo, decidimos ser fieles a nuestros principios. La manera de estar cerca de nuestra comunidad pasaba por preocuparnos por su bienestar y ofrecerle un contenido que fuera realmente útil”.

Conectando con las necesidades de los más pequeños de la casa, diseñamos cuentos digitales que les hicieran vivir las historias del Rey Alce o de Orangutana sin moverse del sofá. Si algo no iba a faltar en esta cuarentena eran aventuras. También, ideamos todo tipo de planes para aprovechar cada rincón de nuestros hogares dejando claro que todavía quedaban muchas vías por explorar: “¿Quién dijo que una yincana o un picnic no son posibles en medio del salón?” A su vez, desempolvamos la creatividad que creíamos perdida y diseñamos desde marionetas hasta mesas sensoriales. Así le dábamos esquinazo a la rutina y los días largos.

Y, por supuesto, los mejores embajadores de Ikea, sus coworkers, dejaron que nos coláramos en sus casas para conseguir los mejores consejos de decoración de todo el confinamiento. Y fue así como descubrimos que nuestro balcón podía ser la mejor zona chill out, el dormitorio un campamento solo apto para juegos y nuestro salón una auténtica sala de cine. Un total de 377 publicaciones durante tan solo siete semanas que han alcanzado 30 millones de impactos en los perfiles sociales de Instagram, Instagram Stories, Facebook y Twitter. Y que contó con el respaldo de más de 400.000 interacciones positivas.