Glenfiddich presenta un nuevo y sofisticado diseño

Glenfiddich, el whisky escocés de malta pura más premiado del mundo rinde homenaje a sus orígenes en el Valle del Ciervo. Con un rediseño de su botella para sus whiskies de 12 y 15 años. La nueva y atrevida imagen celebra los comienzos y la herencia familiar de Glenfiddich. A su vez, adopta un diseño más elegante y sofisticado.

El whisky de 12 años ha cambiado su imagen por una más refinada y ha pasado a recibir el nombre de Our Original Twelve, un claro guiño a esta expresión insignia de la marca. El whisky de 15 años también ha sido rebautizado con el nombre de Our Solera Fifteen. Una clara muestra de orgullo por parte de la marca sobre su sistema de elaboración en soleras, que supuso una auténtica innovación en la industria del whisky. El nuevo diseño destaca por su frescura y distinción. Así, ofrece una imagen atractiva tanto para sus consumidores actuales como para los que no conocían la marca antes en cualquier parte del mundo.

Los secretos del valle del ciervo

Glenfiddich significa “El Valle del Ciervo” en gaélico, lugar ubicado en la región escocesa de Speyside. En este valle, el visionario fundador de Glenfiddich, William Grant, hizo realidad sus sueños en 1887. En honor a los orígenes de la marca, el valle se ha incorporado al nuevo diseño, ya que ha sido grabado en el vidrio, lo que dota al envase de un perfil cincelado. El emblema del ciervo se encuentra tallado en relieve en oro y situado sobre una V homenaje al valle. La firma de William Grant aparece adornada en oro en la tapa de la botella.

La Directora Global de Marca de Glenfiddich, Claudia Falcone, explica: “a través de este nuevo y elegante diseño, queríamos poner de manifiesto la procedencia y la herencia única de Glenfiddich. Con el que rendimos homenaje al lugar donde se produce nuestra bebida. Nuestra gama de productos estrella incluye algunos de las maltas puras más vendidas y premiadas del mundo, por lo tanto, era muy importante que la nueva botella reflejase la calidad indiscutible de esta bebida gracias a un aspecto actual y rompedor”.

Maltas de 12 a 15 años

La malta característica de Glenfiddich, «Our Original Twelve», se madura en las mejores barricas de oloroso de Jerez y bourbon durante al menos 12 años, antes de fusionarse de una manera única en barricas de madera de roble para conseguir un equilibrio en nariz que se complementa con toques refrescantes y complejos, a pera fresca y un sutil toque a roble.

El Glenfiddich de 15 años, rebautizado con orgullo como «Our Solera Fifteen», es fruto de una innovación de malta pura que se utilizó por primera vez en el año 1998. El sistema de envejecimiento en soleras combina whiskies madurados en barricas de jerez, bourbon y roble nuevo. Las barricas se mantienen siempre medio llenas, el Solera Vat crea un whisky harmonioso con profundas capas de especias cálidas, así como a miel y fruta que se intensifica con los años.

Brian Kinsman, experto en malta de Glenfiddich, señala que «estos whiskies se elaboran de manera artesanal para garantizar la máxima calidad en sabor y aroma, atributos que reciben la influencia del río Spey y del entorno que le rodea. Es un honor rendir homenaje a estos orígenes y al hogar histórico de Glenfiddich de una manera tan elegante».