‘Gestionando la incertidumbre’

Desde La Publicidad hemos elaborado un año más nuestro especial “Anuario”, donde diferentes profesionales del sector hacen balance de un 2020 que ha sido distinto para todos. No podía faltar en el Anuario el ‘Editorial’ de Ana Motilla, Jefa de Redacción de La Publicidad.

“Resiliencia, oportunidades, año para olvidar, pandemia, creatividad, aprendizajes… ¡son tantas las palabras que se repiten en las opiniones que los expertos expresan en estas páginas! Y todas y cada una de ellas podría reescribirlas en este espacio para hablar de un año difícil de olvidar.

Pero yo ahora quiero mirar al futuro con ilusión y con la seguridad de que todos pasamos de año siendo un poco más sabios. Porque la sabiduría se adquiere tras muchos tropiezos pero, sobre todo, sabiendo gestionar la incertidumbre. Nos habíamos acostumbrado a vivir en el centro de una crisis, y también aprendimos, pero no estábamos hechos al cambio de planes que el destino tiene a veces para nosotros. Hemos aprendido que, a pesar de los avances tecnológicos y del acceso democratizado a los mismos, no podemos hacer previsiones. Son muchas las agencias que en este año no se han atrevido ya a hacer previsiones, algo habitual en los planes de cada una de ellas, y quien lo ha hecho ha sido con cautela, más expresando un deseo que una previsión certera.

También veremos en las opiniones de algunos de los líderes del sector referencias constantes a la pandemia y al confinamiento, y este contexto se reflejará también en todos los periódicos que hemos ido sacando mes a mes pese a las circunstancias que acontecían. Páginas con un modelo de entrevista y de eventos online que en el futuro nos recordarán los meses que vivimos y que, esperemos, no volvamos a vivir.

Las marcas han sido para muchos nuestra calma en medio de la tempestad

En este entorno, la publicidad, aunque ha sufrido, ha servido de altavoz de las marcas, de recordarnos que están aquí para nosotros y de lanzarnos mensajes de ánimo y compromiso. Una apuesta que les recompensará en el futuro, si no lo ha hecho ya, estoy segura de ello. Las marcas han sido para muchos nuestra calma en medio de la tempestad, las que nos mandaban los mensajes de ánimo y de esperanza, frente a los políticos y los informativos que nos daban las malas noticias y nos desesperaban día tras día.

Ha sido un año clave para nuestro sector donde han cambiado los modelos de trabajo, se han puesto de manifiesto las bondades y las debilidades de los negocios y donde, una vez más, se ha visto la importancia de una comunicación veraz y fiable frente a las fake news. A muchos les ha valido para saber qué estaban haciendo bien y cuáles eran sus carencias y, en este entorno, quien no había seguido implantando la digitalización en sus modelos, no ha tenido más remedio que hacerlo.

Sin duda el cambio de década ha marcado un antes y después en el mundo. La sacudida que nos ha pegado a todos nos ha impulsado a acelerar muchos de los cambios que se nos venían planteando porque a veces es necesario que la vida nos ponga obstáculos para avanzar.

Este es el año del Resistiré, muchos lo han hecho y otros, lamentablemente, se han quedado atrás pero, como decía al principio, hay que seguir mirando al futuro un poco más sabios, más humanos y más comprometidos que antes“.