Fernando Alonso y Carlos Sainz Jr. al rescate de la F1

Personality Media, multinacional Española especializada en el análisis de imagen de más de 2.800 personajes públicos, realiza cada seis meses desde el año 2005, 80.000 entrevistas anuales en su estudio de mercado del que se nutren las principales empresas publicitarias a nivel nacional e internacional.

Tras más de 15 años de análisis de los principales deportistas, muestra los datos de imagen de ambos pilotos, con un perfil distinto dentro y fuera de las pistas, generado por su distinto comportamiento de cara a los medios. En el año 2005, Personality Media recogía en su estudio de mercado los primeros datos de imagen de Fernando Alonso, un piloto más controvertido y menos paciente que quizás hemos visto en los últimos 4 años, más aún desde su salida de la F1.

Si hablamos de la imagen de ambos deportistas

En Fernando vemos su peor momento de imagen en mayo 2015, con una valoración general de 6,3, donde un 20% de consumidores suspendía al piloto y solo un 16% le asignaba una nota entre 9-10.

Pero en estos años, donde solo se percibe al Fernando luchador, alejado de la polémica y centrado en triunfos en otras competiciones, su imagen vuelve a uno de sus mejores momentos: “no sólo es uno de los personajes más conocidos a nivel nacional con un 98% de conocimiento, sino que ahora mismo un 22% del total población le da valoraciones entre el 9-10 y sus detractores han bajado a un 15%”. Un perfil más frío frente al de Carlos Sainz. Fernando Alonso le supera en valoraciones como profesional con una media de 8, saludable 7,6, líder 7,3 y modelo a seguir 6,7.

Carlos Sainz, dentro de una F1 con una audiencia muy inferior a la que disfrutó Fernando en sus mejores momentos, y siendo Carlos hoy sin duda una de las estrellas de la categoría, se queda en un 70% de conocimiento, pero con una imagen más cercana y actual al consumidor. Destaca frente a Alonso en variables como desprende vitalidad con un 7,3, simpatía con un 6,7, agrada ver con un 6,5 y tanto en modernidad como atractivo, con un 6,3. Si bien el consumidor puntúa más alto al Bicampeón del Mundo en variables propias del deportista de éxito, no queda tan lejos de un Carlos Sainz que le sigue muy de cerca con una imagen que se está ganando a pulso durante estos años.

Marcas

En una categoría repleta de patrocinadores, pocas marcas consiguen, a día de hoy, una alta asociación con ambos pilotos. Sólo las que refuerzan el patrocinio con una activación con sus patrocinios logran esta asociación entre piloto y marca. Fernando arrastra hoy el recuerdo de grandes marcas que le apoyaron a lo largo de su carrera, algunas de ellas, ya muy mencionadas a lo largo de estos meses desde que anunciara su regreso, por lo que de forma natural Renault (recientemente trasformada en Alpine) con un 13% es la marca más asociada al deportista. Era en el año 2008 cuando un 75% de los consumidores asociaba a Alonso a la marca que le había convertido en campeón del mundo en dos ocasiones, siendo Renault la marca más asociada a Alonso a lo largo de su carrera y la que logra un mayor vinculo a un personaje público en los últimos 15 años, incluso por encima de George Clooney y su conocida marca de Café.

Viceroy perdura con un 13%, marca que más años consecutivos ha seguido al asturiano. 11% de recuerdo para el patrocinio del Banco Santander, 4% Ferrari y un meritorio 3% para el recién llegado Mapfre. Carlos Sainz, genera un vínculo más bajo, pero siempre Red Bull ha sido su marca de mayor recuerdo con un 6% y a partir de aquí siempre un ruido repartido entre sus equipos Mercedes 4%, Ferrari 3% o Estrella de Galicia 2%.

Fernando y Carlos, al rescate de la F1

La Fórmula 1 es el 4º deporte donde el consumidor muestra un mayor interés de información y seguimiento de la competición. Un 31% afirma seguir o informarse habitualmente sobre esta categoría. Este dato se ha estabilizado en el último año, lo que puede ser una buena noticia, pues con la llegada de Fernando Alonso y la expectación que esto va a generar, se espera un repunte del seguimiento por el que fue uno de los deportes de mayor interés hace 10 años.

Echando la vista atrás, con una competición en abierto en el 2013, un 59% de consumidores reconocía interés por la competición. Hoy esta caída es del 47% hasta el 31%, con un dato del 23% en jóvenes que sin duda pone en peligro el futuro a largo plazo de la competición.

- Contenido relacionado -