La era de los cyborgs está cada vez más cerca

Poe, hace 180 años, fue el primero en imaginar un personaje mitad hombre, mitad robot, lo que se conocería como el cyborg. Actualmente existen países como Suecia en donde esto se está convirtiendo en una realidad. Allí 4.000 personas ya se han implantado un dispositivo electrónico en el cuerpo con el fin de facilitar su vida diaria funcionando como sustitutivo de funciones del Smartphone como pagar en comercios ó abrir la puerta de casa.

Mirando al futuro, el 20% de los españoles se muestra favorable a implantarse un chip en el cuerpo para disponer de forma inmediata de las funciones del Smartphone y así poder almacenar miles de datos (46%), tener una cámara de visión integrada (31%) y contar con un GPS (27%) Así lo explica Línea Directa en su informe “Y después de los Smartphone, ¿qué? Ciudadano Cyborg”.

En cuanto a las desventajas que señalan de implantarse un chip se encuentran los posibles problemas de salud de tener un cuerpo extraño en el organismo (59%), el ceder los datos de su vida personal a terceros (57%),y no poder desconectar digitalmente (53%). Sin embargo, entre las ventajas destacan el mantenerse siempre localizables (31%) y el no tener que llevar dispositivos físicos encima (30%).

Las objeciones a tener que ceder datos a terceros se reduce si se obtienen ventajas económicas. Tal es así que casi un tercio de los españoles (32%) dejaría que las empresas monitorizaran sus hábitos de vida a través de un chip integrado en su cuerpo a cambio de obtener importantes descuentos en sus productos y servicios.

En cuanto a la posibilidad de prolongar indefinidiamente la vida a través de esta tecnología, el 13% de los ciudadanos no son partidarios de hacerlo ya que lo consideran “contrario a la naturaleza” y conlleva graves consecuencias sociales. Además, el 60% de los encuestados piensa que, de generalizarse la tecnología cyborg, sólo los más pudientes podrían acceder a ella, condenando a los más desfavorecidos a una muerte prematura.

Existen diferencias entre las distintas comunidades autónomas sobre esta tecnología. En este sentido, los territorios más abiertos a hacerlo son La Rioja (28%), Andalucía (26%) y Canarias (24%). En el lado contrario se sitúan Navarra (10%), Asturias (14%) y Aragón (16%), donde la mayoría de los ciudadanos lo considerarían “una barbaridad”.

Por otra parte, Línea Directa ha testado el grado de dependencia del Smartphone de la sociedad actual. Así, el 21% de los ciudadanos reconoce “sentir ansiedad” si no llevan el móvil encima, hasta el punto de ser capaces de volver a casa a por él. Además, el 30% es incapaz de realizar cualquier actividad durante más de una hora sin consultar su Smartphone. Las consecuencias de estos es que muchos españoles reconocen que la excesiva dependencia de la tecnología les resta capacidades cognitivas. El 46% de los españoles admite haber perdido capacidades desde que tienen móvil, el 56% no recuerda más de cuatro números de teléfono y más del 50% tendría muchas dificultades para llegar a un nuevo destino sin disponer de GPS. Además, 2 de cada 3 encuestados afirman que su adicción afecta a sus relaciones personales.

Artículo anteriorMediasapiens dice NO a las falsificaciones
Artículo siguienteAedemoTV 2020 llega a Valencia