En España el aumento de las compras online ha supuesto un 46%

Inmersos en la tercera ola de la Covid-19 es ya una realidad que tanto la pandemia como el confinamiento domiciliario que muchos países vivimos meses atrás han provocado un cambio de hábitos en los consumidores que van más allá de tendencias y que se acabarán incorporando a nuestras vidas. La pandemia ha cambiado en mayor o menor medida los hábitos de compra, donde el miedo al contagio, el no querer tener contacto con los productos o el no sentirse cómodos en espacios cerrados donde mantener la distancia de seguridad se hace más complicado, afectan a estos hábitos. Conscientes de ello, Ipsos ha elaborado un estudio global en el que se analizan

Cómo han cambiado estos hábitos en cuatro áreas: comer en restaurante, pedir comida para recoger o a domicilio, comprar en persona en comercio local y la compra online. Siendo la principal conclusión a nivel general que el comportamiento de los consumidores no ha variado significativamente desde el inicio de la crisis sanitaria.

El cambio más drástico se observa en el hábito de ir a comer fuera. Algo tan común y tan integrado en la vida social como salir a un restaurante ha caído en picado ya que el 63% de los ciudadanos a nivel global afirma haber dejado de acudir a estos establecimientos, un 58% a nivel europeo. Así lo constatan también un 60% de los españoles, para los que acercarse a un restaurante o bar de tapas formaba parte de su ADN antes de la llegada de la Covid-19. España se sitúa así como el segundo país europeo donde más ciudadanos han dejado de ir a los restaurantes en persona, compartiendo porcentaje con Italia (60%) y únicamente superados por Reino Unido (65%).

Ante este panorama, la comida a domicilio o para recoger coge más fuerza en aquellos países donde más personas han dejado de acercarse a los restaurantes, aunque a nivel global el 45% de los consumidores sigue haciendo uso de este servicio al mismo nivel que lo hacían antes de la crisis sanitaria. De hecho, Europa es la región donde menos se ha visto modificado este hábito, ya que un 53% pide comida igual que antes. Algo que va en línea con los datos de España, donde el 51% afirma elegir esta opción igual que antes, e incluso un 32% lo hace en menor medida.

En cuanto a las compras presenciales en comercios locales o pequeños tampoco ha registrado grandes cambios en los últimos meses. En España, 6 de cada 10 consumidores declara comprar en estos comercios en la misma proporción que antes, mientras que 2 de cada 10 españoles sí reconocen acudir menos que antes. Esta tendencia es similar en lo que respecta a la compra de productos locales, donde un 68% de los españoles afirma hacerlo en la misma medida que antes, 7 puntos más de la media global (61%). Ambos hábitos ya estaban bastante arraigados en Europa antes de la pandemia y parece que no se han visto afectados por el Covid.

El cambio más destacado en las compras es el auge del canal online, que se ha visto incrementado a nivel global en un 43% y a nivel europeo un 40%, aunque Europa es la región en la que menos se ha cambiado en este sentido. En España, el aumento de las compras online ha supuesto un 46%, convirtiéndose así en el tercer país europeo que más ha incrementado el consumo a través de este canal, sólo por detrás de Italia (48%) y Reino Unido (55%).

Artículo anterior‘El día después del examen’
Artículo siguienteCinesa apoya la campaña de vacunación COVID19