En España, el 74% de la energía será renovable en 2030

“Hay quien habla sobre lo que podemos hacer de cara a 2050, pero es un debate para gente que no quiere actuar ya. Y creo que es importante actuar hoy”. Con estas palabras empezó su ponencia Agustín Delgado, director de Innovación y Sostenibilidad en Iberdrola, en el octavo desayuno organizado conjuntamente por Mediapost y la Red Española para el Desarrollo Sostenible (REDS), para continuar analizando los 17 Objetivos para el Desarrollo Sostenible (ODS) marcados por la ONU. Bajo el título ‘Tecnologías para la transición energética’, el desayuno ha hecho alusión al ‘ODS7: energía asequible y no contaminante’, y ha girado en torno a la necesidad de reducir la huella de carbono, el futuro de las energías sostenibles y las tecnologías que van a permitir esta transición.

El director de Innovación y Sostenibilidad de Iberdrola ha dado varias pistas sobre cómo será el panorama energético de aquí a diez años: “En España, nunca más se va a construir una central de combustible fósil, solo van a cerrarse. Será el sector privado el que se encargará de facilitar alternativas. Casi toda la energía que venga de un enchufe será renovable y, posiblemente, los precios serán más bajos”.

Para Agustín Delgado, son varias las razones por las que debemos realizar una transición hacia el uso de las energías sostenibles. “Lo demanda la sociedad, es fundamental para el medio ambiente y es más eficiente y competitivo” ha afirmado. “Pero, además, invertir en esta transformación asegura que podremos tender la mano a los países en vías de desarrollo para que también ellos puedan llevarla a cabo gracias a nuestro ejemplo y tecnología”.

En cuanto a la tecnología, Delgado ha destacado dos evoluciones importantes: la bomba de calor y el vehículo eléctrico. La primera demuestra una eficiencia del 300%, sin embargo, que hay tres barreras a superar: la del espacio; la del coste, y la de la percepción negativa sobre este sistema en España. En cuanto a los vehículos eléctricos, Agustín Delgado ha destacado su importancia porque “no solo tienen efecto en el cambio climático sino también en la mejora de la calidad del aire en las ciudades. En 2030 ya representarán un 20% de toda la flota mundial”.

Ignacio Pi, responsable global de Mediapost, ha preguntado a Delgado si realmente es posible eliminar el efecto invernadero. “En los países desarrollados, el consumo de energía se ha estabilizado y estamos cerrando muchas plantas de carbono, reducimos casi sin querer” ha contestado. “Para mí, el problema está en los países en desarrollo, que cuentan con plantas de carbón de 12 años. Hay que dejar el carbón, el gas y el petróleo en el suelo. Soy optimista porque tenemos la tecnología y la capacidad de hacerlo y pesimista porque una parte de la sociedad no es consciente ni responsable del problema. Es nuestra responsabilidad garantizarles el acceso a una energía sostenible”.

- Contenido relacionado -