El trabajo durante la cuarentena

A pesar de la llegada de la cuarentena, son muchos los negocios que tienen que seguir trabajando, sobre todo aquellos cuya producción o servicio se considera de primera necesidad. Aunque estos trabajos se siguen llevando a cabo, están dándose toda clase de fórmulas para hacer que sean mucho más seguros y una de las más recurridas, es el teletrabajo. El teletrabajo ha cambiado para muchos empresarios la manera de entender el negocio y por supuesto, para hacer frente a todos estos cambios, hacen falta nuevas herramientas. Una de las más demandadas, son las herramientas de software que permiten fichar desde el ordenador, tablet o móvil, con el propósito de que se pueda tener conciencia de la hora a la cual empieza y termina de trabajar el trabajador.

Sin embargo, además de tener en cuenta estas opciones a la hora de trabajar con los empleados, se tienen que llevar a cabo determinados ajustes que garanticen que el teletrabajo es igual de justo y seguro para todos. En primer lugar, será necesario revisar el contrato para ver si se puede llevar a cabo dicho teletrabajo de acuerdo al convenio del trabajador o si por el contrario necesita de un nuevo contrato que especifique sus nuevas funciones dentro de la empresa.

La seguridad de la empresa

Así mismo, el teletrabajo no se puede llevar a cabo cualquier forma y es que, al trabajar a distancia, si no se tienen en cuenta determinadas medidas de seguridad, la información que maneja la empresa puede llegar a quedar comprometida. Esto es debido a que las redes domésticas de los empleados nunca van a ser tan seguras como las de la propia empresa y perder información durante estos días, puede resultar un auténtico desastre.

Por este motivo, se llevan a cabo diferentes ajustes que permiten la creación de redes virtuales privadas, es decir, como si los ordenadores de los empleados estuvieran conectados de forma local, pero sin tener la necesidad de que estos se encuentren físicamente para poder estarlo. Estas conexiones resultan más seguras ya que solo podrán acceder aquellos equipos a los cuales se haya permitido su acceso y ofrecen toda la garantía de seguridad propia de un servidor virtual.

Además de estas medidas en cuanto a la red de trabajo privada se refiere, es necesario tener en cuenta diferentes protocolos de seguridad inalámbrica, para que nadie pueda acceder a nuestra conexión wifi mientras estamos trabajando con datos importantes del negocio. Para ello, existen varios protocolos de seguridad inalámbrica que consisten en cifrar la información de varias formas diferentes con el objetivo de que no se pueda llegar a robar.

Por último, el propio empleado tiene que ser consciente y garantizar la propia integridad del equipo en donde trabaja. Esto quiere decir que tendrá que asegurarse de que su ordenador cuenta con herramientas antimalware, así como antivirus actualizados, con el propósito de que su ordenador no sea pirateado y por lo tanto se pueda acceder a su información desde el mismo. Todo esto hará que el teletrabajo sea mucho más seguro tanto para la empresa, como para el propio trabajador.

- Contenido relacionado -