El targeting por edad ya no es efectivo

Las marcas que quieran adoptar un enfoque masivo de personalización al marketing deben reconsiderar su estrategia de targeting generacional para impulsar el engagement del consumidor y el crecimiento del negocio.

El targeting por edad sigue siendo una práctica aceptada por muchas categorías de anunciantes. Sin embargo, cambios fundamentales en el consumo y la negociación de los medios, combinados con cambios significativos en las etapas de la vida y el comportamiento del consumidor, Zenith considera que el targeting a través de un enfoque demográfico tradicional ya no es eficaz cuando el objetivo es ofrecer una publicidad más relevante y una personalización de experiencias a gran escala.

En su último informe, Generation Z is Not the Next Big Thing, Zenith aboga por replantear el targeting adoptando un “enfoque perenne”. El término fue acuñado por la gurú del marketing Gina Pell y, adhiriéndose a este enfoque, Zenith propone que los marketers cambien su enfoque de segmentación generacional por un criterio basado en la mentalidad, el cambio de comportamiento y los ingresos disponibles.

En el informe, Zenith sostiene que el targeting por edad ya no es efectivo dado que muchas culturas de todo el mundo están detectando cambios en el patrón de los acontecimientos vitales más relevantes. El ser humano, como criatura de costumbres, es más receptivo a las nuevas marcas cuando experimenta un cambio en su vida. Históricamente, algunos de los momentos más determinantes ocurrían antes de llegar a la edad de los 35, pero ahora que vivimos más tiempo y tenemos más y diferentes hitos, pensar solo en los jóvenes ya no es lo más apropiado. Según estimó “The Human Mortality Database” en 2018, la mitad de los bebés nacidos en los países más ricos a lo largo del año 2000, podrán llegar a cumplir los 100 años.

Las reglas también están cambiando cuando hablamos de ingresos disponibles. Hoy en día, muchos jóvenes de todo el planeta están luchando por encontrar trabajo y distan mucho de los comportamientos frívolos o los hábitos de consumo de las generaciones anteriores.