El resurgir de los viajes de negocio tras la crisis

La crisis del coronavirus está produciendo grandes alteraciones sociales y económicas a nivel global. Se trata de una alerta sanitaria excepcional, y cuya evolución es altamente cambiante, lo que provoca incertidumbre

Tras la cancelación de grandes eventos, diariamente se producen nuevas medidas que afectan a la movilidad de los ciudadanos. La restricción de los viajes de negocios por parte de las empresas es una de las medidas que intentan amortiguar la propagación de coronavirus, generando un gran impacto económico. Según una reciente encuesta de GBTA, las compañías han cancelado el 95% de sus  viajes de negocios a China y el 51% de los desplazamientos a Europa.

Sin subestimar esta situación y asumiendo que el brote de coronavirus está afectando actualmente a los  viajes de negocios, Luca Carlucci, CEO de BizAway afirma que su empresa “está haciendo frente a esta situación inesperada de crisis e  incertidumbre de manera optimista” y augura una “recuperación total cuando pase la epidemia, como ha venido sucediendo a lo largo de los años con las diversas crisis globales sufridas”. 

En el ámbito sanitario, el Covid-19 no es el único coronavirus que ha afectado al sistema: SARS, MERS… también provocaron alertas sanitarias globales, junto a otro tipo de enfermedades como la gripe aviar, la gripe porcina o el Zika. Además, los atentados del 11 de septiembre o la gran crisis financiera también afectaron de forma muy negativa a la economía en general y a los viajes de negocios en particular. “De todas estas crisis, el sector de viajes de negocios no solo ha sabido recuperarse, sino que ha resurgido siempre al alza y ha mantenido a lo largo de los años una tendencia positiva, a pesar de los grandes desafíos”, comenta Carlucci. 

Efectivamente, desde 1998, la curva del sector siempre ha ido en aumento, incrementando el número de viajes de negocios año tras año a pesar de convivir con epidemias, atentados o crisis que han ido afectando a las compañías de forma global: “mientras en 1998 los viajes de negocios no alcanzaban los 600 millones de viajes, en 2017 ya se doblaban, superando los 1.200 millones, y la estimación es que en 2024 se alcancen los 1.540 millones y en 2029, 1.819”, argumenta Carlucci.

El cofundador de la plataforma comenta que “el sentido común nos indica que, durante las próximas semanas, y hasta que la epidemia remita, es recomendable limitar los viajes de negocios atendiendo siempre las indicaciones de las autoridades sanitarias”. 

Además, Carlucci considera que existen dos factores clave para que podamos amortiguar el impacto para las empresas: “por un lado, la flexibilización de las políticas comerciales de las compañías; Y, por otro lado, desde BizAway garantizamos la gestión de la crisis desde nuestro servicio de atención al cliente, ofreciendo tranquilidad a los clientes”. 

Por último, más allá de los viajes corporativos, Carlucci anima a fomentar el teletrabajo y las reuniones por videoconferencia. “Sin duda, se trata de una situación excepcional y llena de incertidumbre” – concluye Carlucci.