“El público joven no tiene tantos prejuicios y son mucho más abiertos”

Jose María Prieto nos acerca una nueva entrega de su apartado “13 Selfies” con Filipe Salsinha, Marketing Director Bakery Iberia at Mondelēz International como protagonista. Una  sección disección de 13 personas influyentes de nuestro sector, de los anunciantes y de las agencias, en su lado más humano. Conocemos sus puestos, pero ¿cuánto de ellos conocemos como personas? No hay maquillaje, no hay estilismo, ni pose, ni fecha concreta. Sólo realidad, piel y un poquito de verdad de aquellos que reconocemos mucho pero conocemos pocos.

Por cierto, te veo con un fondo de campo de espigas (esta entrevista se realiza por Teams)…

Sí (risas)… Es el que tenía en la última reunión. Voy a poner otro que quizás te ayude a conocerme un poco mejor… (el fondo cambia y ahora se ve el estadio Santiago Bernabéu) (Muchas risas). Además me he instalado hasta un micro de comentarista deportivo… (Más risas)

Bueno, me hace especial ilusión esta entrevista, pues por temas COVID hemos estado un poco parados. ¡Qué ganas de que todo vuelva!, ¿verdad? Me refiero a lo bueno, claro.

Sin duda. Han sido meses… Y eso que, a nivel personal, no he tenido ningún caso grave cerca. Sí en la empresa y lo sufres con incertidumbre por todo lo que implica, especialmente ahora que anda todo desbordado. Pero, fíjate, la persona que nos ayuda en casa sí lo cogió y mi mujer está embarazada de nuestro cuarto hijo, que será una niña. Y, de un día para otro, hemos estado en ese grupo de los que estamos expuestos. Tuvimos que hacernos todos el test y, al final, ninguno dio positivo. Un gran alivio.

Familia numerosa, casi especial…

Sí, estamos ahí, ahí, no sé si vamos a seguir…(Risas). Eso sí, me encanta el día a día, aunque no te dejen tiempo para hacer tus cosas, pero te dan mucho…

Ahora que estamos al principio de la entrevista, ¿tienes alguna frase que utilices para romper el hielo?

La verdad es que no. En general soy muy introvertido y tímido, aunque en el trabajo parezca menos, porque aprendes a ponerte una coraza. En general, necesito de los otros para ese primer paso. 

El último año, como que se nos ha pasado en blanco. ¿Cómo te gustaría verte de aquí a cinco años?

Ya todos habiendo superado esta crisis. Quizás con un poco más de responsabilidad y, sobre todo, pasándomelo muy bien en casa, que es lo más importante, así como en el trabajo. Todos pasamos por momentos mejores y peores y la pregunta debe de ser: ¿Sigo pasándomelo bien? Si la respuesta es sí, continúa. 

Te he visto por ahí en alguna foto, tocando la guitarra. ¿Tocas instrumentos?

¡Ostras! No sé cómo la encontraste pero ¡enhorabuena! (Risas). Ahora con el filtro no se ve, pero tengo un piano aquí al lado y una guitarra. Y no toco ni el uno, ni el otro. Tengo muchos intereses, pero poco tiempo. Una vez, en una de las convenciones de la compañía con mucha gente nos propusimos intentar cantar una canción delante de todos. Fue muy divertido el proceso, pero la verdad es que no sé tocar (Más risas).

Trabajando en Mondelez, ¿qué es lo más dulce que nos deja este amargo 2020?

A mí, sin duda, mi hija que está a punto de nacer. Y luego, a nivel profesional, en los momentos más difíciles es cuando ves más el carácter de las personas. Y no me ha dejado de sorprender la calidad de las personas, la compañía, el esfuerzo y el compromiso de todos.

¿Cómo acaba un portugués en España?

Nunca lo había pensado. Mi madre es profesora, mi padre es abogado y nunca me habían mandado fuera. Empecé a trabajar en P&G y vi que las oportunidades también estaban fuera. Me dieron la oportunidad de llevar Fairy para Iberia con 24 años y la cogí. Pensé estar un par de años, pero Madrid y España tienen estas cosas. ¡Se vive igual de bien que en Portugal! Y luego, mi mujer, que también la encontré aquí (sonríe).

El origen de Felipe viene del griego “Phillipos” y significa amante de los caballos. ¿Qué hay de verdad en ello?

Lo sabía pero no le encuentro la relación conmigo (Risas). Me encantan los animales, tengo dos perrotes, pero no veo la conexión (Más risas).

Vamos a escribir la carta a los Reyes Magos y vamos a pedirle que en 2021…

La parte obvia, que desaparezca el COVID. Personalmente, que mi hija nazca bien y mi mujer esté bien. No soy muy de pedir (piensa y continúa)… Y, luego, si me dejas, pediría algo de tecnología que me apasiona (Sonríe).

¿A quién le darías un premio hoy y por qué?

A mi equipo por aguantarme este año. Con los altos y bajos que hemos pasado. Y a mi mujer, que claro, qué te voy a decir (sonríe), con los niños, sin ayuda, porque ella es de Barcelona, yo de Portugal, trabajando, etc.

Cambiamos. He intentado seguirte en redes, pero me tienes pendiente en varias y no puedo ver publicaciones tuyas. ¿La intimidad es importante?

(Risas) Es muy importante. Soy introvertido y ceder parte de mi intimidad ha sido un poco controvertido para mí. Pero poco a poco intento ser más activo. Me gustaría serlo más, como en Linkedin, pero no me da la vida, sinceramente.

Muchos de los productos en los que trabajas, aunque son consumidos por todas las edades, van dirigidos a un público joven. ¿Qué podemos aprender de los jóvenes?

Son mucho más abiertos que nosotros. No tienen tantos prejuicios. Viven la conexión social no necesariamente física, todo es diferente. Y esta apertura la veo como la evolución de la sociedad. Me da envidia. Ahora el mundo está casi al alcance de cualquiera.

Y a tus hijos, ¿qué te gustaría enseñarles?

Lo más importante, el esfuerzo. No frustrase rápidamente. Con esfuerzo las cosas terminan saliendo.

Tus dos mejores amigos se dedican a…

Los dos son consultores, y amigos de la universidad. Uno freelance y otro en una empresa conocida. Tengo muchos más, pero con ellos dos ya son muchos años de amistad y muchas risas juntos.

¿Gastronomía portuguesa o española?

Las dos, la verdad. La cultura del tapeo en España me encanta, pero también un buen bacalhau á brás portugués (Risas).

Dicen que la música cambia el humor. Ese día que no tienes el día, ¿qué te pones para seguir “remando”?

Fíjate. No me gusta poner música para cambiar mi estado de humor. Me gusta la música para que me acompañe. Eso sí, me encantan los Scorpions …

Se ve es que eres un fan del Real Madrid. ¿De dónde viene la afición?

Yo jugué Rugby toda la vida desde pequeño. No me gustaba mucho cuando en el fútbol te tocaban y te tirabas al suelo, la verdad (Sonríe). En Lisboa era del Belenenses, mi padre del Benfica de toda la vida… pero no encontraba pasión. Llegué a Madrid en la época en que llegó Luis Figo al Madrid con Ronaldo y había magia en el campo. Me entró. No se puede explicar de otra manera. Me gusta mucho (Risas).

¿Cuándo ha sido la última vez que te has reído hasta llorar de la risa?

Buena pregunta. Tengo un humor un poco inglés y hay veces que me parto y a la gente no le hace gracia. La última vez me pasó el viernes pasado. Me enviaron un meme y no podía parar de reír. En un lado había una instructora virtual de spinning, y en el otro un chaval comiendo una hamburguesa y siguiéndole el ritmo. Acabé reenviándolo a todo el mundo (Risas).

Por cierto, esta entrevista la estamos haciendo a las 3 de la tarde. Si comemos a la 1, cenamos a las 8, ¿a qué hora tenemos que desayunar?

Lo cierto es que yo desayuno muy poco, pero te diría que entre las 7 y las 8 (Risas)

¡Pues muchas gracias!

A ti.

Las 5 de Filipe:

  • Un idioma que te gustaría aprender: Chino
  • Un color que te guste vestir: El azul, casi siempre
  • Un restaurante que frecuentes: Muchos, pero uno que me gusta mucho es el Botafumeiro en Barcelona que es de donde es mi mujer. Hay que pedir una crema de escórpora que no está en carta… 
  • Una ciudad a la que siempre vuelves: Lisboa
  • Un deporte que te haga sudar: Correr
- Contenido relacionado -