El mercado de los regalos promocionales vuelve a batir récords de crecimiento

El mundo de la publicidad tradicional y el marketing digital tienen desde hace algún tiempo un competidor: los regalos promocionales. El sector de los artículos publicitarios bate récords año tras año y demuestra que, lejos de haber tenido un auge puntual o ser cuestión de moda o tendencia, ha llegado para quedarse y seguir su senda de crecimiento superando expectativas. En el último año lo ha vuelto a hacer: cada vez son más las empresas que se apuntan a la fórmula ganadora, le sacan el mayor partido a las ventajas de los regalos promocionales y se benefician de esa nueva realidad en la que la publicidad ha pasado de ser algo incisivo e incluso molesto a algo que los propios usuarios demandan.

Las cifras más recientes nos llegan desde EEUU, donde en el año 2017 las ventas de regalos promocionales registraron un crecimiento de casi el 10%, cinco veces más que el año anterior, situándose en un volumen total de 19 billones de euros. Un récord absoluto que supera además las cifras y valores económicos del mercado publicitario, según datos de la PPAI (Promotional Products Association International), que marcan para Europa y España evoluciones igualmente positivas. El precio, la efectividad y los resultados en la fidelización de consumidores son algunos de los factores que la asociación destaca como catalizadores de este crecimiento.

La evolución es imparable y el secreto de su éxito no es, en realidad, ningún secreto. Cada vez son más las empresas que se han dado cuenta del gran poder de los regalos promocionales en sus campañas y estrategias de marketing y, por ende, en sus resultados económicos y su crecimiento año tras año. “Es una muy buena noticia ver que el auge de los regalos promocionales no se limita a una tendencia temporal, sino que representa una evolución al alza”, apunta Diederik de Koning, socio fundador de Giftcampaign, empresa de referencia en regalos de empresa en España. Bolsas de tela personalizadas, bolígrafos publicitarios y las clásicas tazas promocionales siguen estando en el top de los regalos de empresa más valorados, al lado de otros artículos de especial interés como las memorias usb personalizadas, indica el experto.

Bien porque quieran fidelizar a sus trabajadores y hacerlos sentir orgullosos de pertenecer al equipo, como porque busquen dar un trato especial a los clientes más importantes como porque persigan el objetivo de captar nuevos seguidores y usuarios, “cada vez más empresas nos hacen llegar su interés en aprovechar todas las ventajas que les brindan el nuevo modelo publicitario del siglo XXI”, en el que los artículos publicitarios son protagonistas, añade De Koning. Un nuevo sistema que ha conseguido darle la vuelta a la tortilla en cuanto a la manera de llegar a los usuarios. Si tradicionalmente la publicidad era vista por los usuarios como un elemento invasivo e incluso en ocasiones agresivo, con la irrupción en escena de los regalos promocionales, el contexto es exactamente el opuesto: consumidores que no solo aceptan los artículos publicitarios, sino que incluso los demandan.

Opciones de personalización, precio y recuerdo de marca, principales ventajas

Giftcampaign y otros expertos del sector coinciden al destacar las principales ventajas de los regalos promocionales para las empresas:

  • El artículo publicitario se ha convertido en el mejor elemento transmisor de la personalidad, valores y filosofía de una marca. Gracias a las infinitas opciones de personalización, desde el tipo de producto hasta el diseño pasando por las técnicas de impresión y las combinaciones de colores, las compañías tienen en su mano la vía más sencilla y barata para atraer a los usuarios, fidelizar a los miembros del equipo y tener ese cuidado especial hacia los clientes más importantes.
  • Gracias a la distribución de regalos de empresa personalizados, la percepción de la marca por parte de los públicos se positiva al máximo y su intención de compra se multiplica, lo que redunda en el éxito absoluto de las campañas publicitarias.
  • La visibilidad de la marca queda garantizada en espacios tan esenciales como ferias y congresos, contextos empresariales e incluso en los hogares, llegando allá donde tradicionalmente era misión imposible.
  • En el capítulo de ventajas cuantitativas, si hay un beneficio claro para la empresa al personalizar artículos publicitarios, es el ahorro. Cualquier empresa, sea del sector que sea e independientemente del presupuesto con el que cuente, puede aprovecharse de las ventajas de los regalos publicitarios por el bajo coste que suponen.

Con una realidad como esta, las empresas han visto abierta la puerta a aquello que siempre han ansiado: llegar a las esferas de privacidad en las que los usuarios hacen su vida diaria, acompañarlos, convertirlos en prescriptores. Al 83% de los usuarios les gusta recibir regalos publicitarios, el recuerdo de marca alcanza cifras de hasta el 90% de consumidores y la mitad confiesan que les gustaría conseguir más. ¿Alguien se atrevería a decir algo así de la publicidad tradicional?