El impacto de la prohibición de la publicidad de casas de apuestas

El confinamiento durante la pandemia de Covid sacó lo mejor y lo peor de las relaciones entre el gobierno y el sector privado. En algunos casos, sirvió para reafirmar compromisos; en otros, solo atizó hostilidades.

Tal es el caso de la industria de las apuestas, que ha tenido una relación conflictiva con el gobierno de Pedro Sánchez desde el comienzo. La perspectiva oficial es que la naturaleza de las apuestas no responde a una actividad ética y sustentable, a pesar de que existen numerosos operadores seguros y confiables en el país. Esta tensión de intereses causó un conflicto muy representativo durante la cuarentena.

Posición del gobierno frente a las apuestas

Incluso antes de la pandemia, las autoridades habían mantenido una distancia con la industria del juego. En el acuerdo firmado entre el PSOE y Unidas Podemos para la conformación del gobierno, se establecían proyectos para regular la actividad. Según la entidad pública que expide las licencias habilitantes, la DGOJ (Dirección General de Ordenación del Juego) la mayoría de los apostadores crónicos se incian en la actividad antes de alcanzar la mayoría de edad.

Así pues, se habían llevado a la práctica algunas medidas, como la restricción de la publicidad de casas de apuestas en la radio, que se limitaba al horario de madrugada. También se habían prohibido los anuncios gráficos en complejos deportivos donde participaran menores, lo cual llevó a la clausura de algunos establecimientos que no se adecuaron a las normas.

La prohibición durante el confinamiento          

Así pues, la relación entre el gobierno y las casas de apuestas no estaba en su mejor momento cuando atacó el Covid. En el Real Decreto-ley 11/2020, mediante el cual se extendió el confinamiento, también se incluyó la prohibición de las publicidades de casas de apuestas y casinos online. Esto estaba justificado a partir de la necesidad de cuidar a los sectores vulnerables a los efectos negativos del juego, quienes, presas del enclaustramiento obligatorio, podrían hacer mal uso de las apuestas.

La Asociación Española de Juego Digital, Jdigital, reclamó contra lo que fue considerado un atropello a su industria. La publicidad es el motor principal de los casinos online y de las casas de apuestas para atraer nuevos usuarios y sostener su crecimiento. 

Los números de las casas de apuestas

Si bien los informes de la DGOJ indican que los casinos online han crecido más de un 12% durante el primer trimestre, las casas de apuestas deportivas muestran caídas por primera vez su historial de registros, con un total de -14,94%. A pesar de eso, los operadores de apuestas siguen manteniendo sus márgenes de ganancias (GGR, por sus siglas en inglés, Gross Gaming Revenue). De ese total, las apuestas deportivas continúan representando más de la mitad del total (50,75%). Este dato es revelador sobre la importancia de este tipo de apuestas en la industria de la banca.

Las razones del descenso       

Por un lado, la caída en los índices de los operadores de apuestas deportivas es producto de las prohibiciones impuestas por el gobierno; por otro, es una consecuencia natural de la cancelación de las competiciones más populares durante el primer trimestre, como la Champions League y las ligas europeas y sudamericanas de fútbol. Asimismo, la suspensión de los Juegos Olímpicos de Tokio representa una muy mala noticia para el sector.

Otro motivo posible para explicar la caída en los índices es la recesión: el público dispone de menos dinero para apostar y destinar a entretenimientos.

Infructuosa inversión en marketing

El mal momento de las casas de apuestas no se condice con la cantidad de dinero que la industria destinó a marketing. El sector invirtió a este fin unos 118,24 millones de euros, lo cual representa un 28,34% más que en el primer trimestre del año pasado. Esta suma equivale a los gastos de afiliación, publicidad, promociones y patrocinios, es decir, todas las actividades vinculadas a la industria que el gobierno ha puesto en tela de juicio.    

Rumbo a un mundo virtual

La relación entre el gobierno y la industria de las apuestas será crucial en el futuro del rubro. El juego online está ganando cada vez más territorio en un mundo progresivamente digital, donde los negocios son optimizados a través de aplicaciones web. La adaptación del mundo virtual a las leyes vigentes será el desafío tanto del sector privado como de las autoridades. Por su parte, la adecuación de las casas de apuestas en línea a las necesidades éticas del mundo actual será decisiva en su crecimiento futuro.

- Contenido relacionado -