El humor que no ofende a nadie es de Teruel y también existe

Estas son algunas de las reflexiones del equipo creativo sobre la campaña de AGR Food Marketing para el Programa Europeo de la DOP Jamón de Teruel.

«Decidimos coger todas estas complejidades para convertirlas en humor, abrazamos los logos, los mensajes más informativos y fuimos de frente con ellos, presumiéndolos y sacándolos de fiesta. Si vamos a tener que hacerlo, hagámoslo divirtiéndonos. Porque para hacer humor solo necesitas querer hacerlo, no necesitas grandes artificios ni medios, solo un buen chiste que contar. Y ahí es donde nace todo, de un posicionamiento, un diferencial claro y directo: EL FRÍO. Un jamón hecho con frío y poca sal necesita una comunicación fría y poco salada.

Un señor frío y “poco salao” explicándonos el brief en Teruel: “Es poco salao, como yo”, dice mientras posa con un jamón. Eso sí, para que esto no se quedara como una ida de olla, había que trabajar con el realizador adecuado, pues mucho de lo que queríamos dependía de un director que además de plasmarlo, tuviera la sensibilidad y el humor para sacar de la nada, más humor.

Decidimos crear una ausencia de todo, menos es más que dicen… transmitir una sensación térmica desde una ejecución que apuesta por un minimalismo y una sensación de vacío. Pero la cosa no quedaba ahí, necesitábamos empujar la sensación de frío desde la localización, la cámara, iluminación, un fuera de foco mientras presenta de forma institucional, hacerlo lo-fi…todo para apostar por un humor ejecucional en el que la forma, se convierte en parte del propio chiste y hace que una parodia se convierta en algo moderno.

Para el casting, necesitábamos a alguien capaz de dar la poca vida que tiene a un personaje como Emilio, hacerlo suyo y generar un tono que funcionara a lo largo de todas piezas manteniendo un estilo de humor. Además, buscábamos cambiar una tendencia, esa necesidad de correr, de agregar información, así, decidimos tomarnos nuestros tiempos, mantener silencios y hacer que la duración fuera parte del humor.

Por otro lado, el lenguaje digital, buscar ser algo relevante con una búsqueda del meme, de ser parte de un lenguaje que abraza lo absurdo. Pero para conseguir esto hace falta algo más que una creatividad arriesgada, hace falta un cliente atrevido que esté dispuesto a reírse, a buscar lo diferente y con una mente abierta para lograr un objetivo con un golpe firme y que apueste por querer diferenciarse.

Hace falta una productora con un gran background, como Pueblo, que clavó un gran casting y realizó un diseño de producción acorde a un proyecto que necesitaba de un apoyo especial para salir adelante. Y, por último, hace falta una agencia como AGR Food Marketing, que lleva años poniendo en valor nuestro sector y producción primaria, llevando adelante proyectos de fondos europeos que hagan que miles de familias puedan vivir de lo que hacen y buscando una relevancia cada vez mayor, apostando por la creatividad.

Hoy en día es muy difícil hacer humor sin que se ofenda nadie. Casi imposible. Esto hace que, sobre todo en publicidad, casi nadie se atreva con el humor, pero quizás hayamos encontrado una manera de hacerlo: haciendo humor de nosotros mismos. Si nos sabemos reír de nuestra propia cara y no nos ofende autocalificarnos de, por ejemplo, sosos y fríos, pues todos contentos. Te ríes tú, nos reímos nosotros, y, además, lo hacemos sin faltar al tercero de turno para hacer la bromita, que oye, a lo mejor, sí que uno se cansa de que otros se rían de él. No… si al final, vamos a ser más salaos de lo que decimos»

- Contenido relacionado -