El futuro de la tecnología al servicio del usuario

Abel Peña, vicepresidente de desarrollo de negocios en OrbitalAds:

La omnipresencia de la tecnología es una realidad de la que todos somos conscientes. Cada generación ha experimentado una adaptación diferente, pero ninguna ha permanecido ajena a esta revolución digital. De igual forma, la mayoría de las industrias se han visto influenciadas por este cambio, ejemplo de ello es la industria de medios impresos que, de un gasto global de 152 mil millones de dólares en el año 2000, pasó a 63 mil millones en 2017.

Si algo caracteriza a la industria, sea del tipo que sea, es su objetivo último por mejorar la experiencia del usuario de manera continuada. En este contexto, adquiere protagonismo el concepto ‘user experience’ (UX). Entendida como el conjunto de factores relativos a la interacción del usuario con un entorno o dispositivo concreto que determinan el grado de satisfacción con dicho servicio, producto o dispositivo; esta experiencia requiere cada vez más un contacto directo y personalizado. Por este motivo, es importante que cada tipo de empresa, por sector, tamaño y localización, tenga la capacidad de identificar sus oportunidades y actúe al respecto para optimizar la experiencia de usuario a nivel digital.

Predecir hacia dónde se dirige la tecnología no es fácil, pero si algo está claro es que lo hará hacía donde lo haga el consumidor. A medida que el usuario se canse de tanto rastreo de datos, las marcas se verán obligadas a construir una identidad definida sobre la que los consumidores se sientan identificados. En este sentido la comunicación de marca tendrá un papel fundamental, ya que cada vez son más los consumidores de la generación Z que empiezan a demandar marcas que se preocupen por mejorar el mundo. En este contexto, la publicidad vive una dualidad al tener que evolucionar para ofrecer un mejor servicio a los anunciantes sin dejar de impactar de una forma más segmentada y eficiente al consumidor.

En lo que al marketing digital se refiere, actualmente vivimos un momento de auge de las búsquedas por voz, dada la indiscutible comodidad que supone poder hablar con un asistente de voz para realizar acciones cotidianas. El futuro del marketing digital viene de la mano de la Inteligencia Artificial (IA). El volumen de datos recogidos en cualquier ámbito aumenta sin parar y el procesamiento de información a escala es inalcanzable a nivel humano, por lo que será la IA la que resuelva esta ecuación dando solución a la gran mayoría de problemas que puedan resolverse con datos. Además, esta transición no será exclusiva del ámbito comercial, sino que se aplicará a otros como la salud, o el marketing. La gestión eficiente de los datos, con IA, machine learning y otras tecnologías, será clave para diferenciarse y ofrecer el mejor servicio en un mundo plagado de información.

- Contenido relacionado -