El día de después no tiene por qué ser un drama

Las dudas sobre cómo funciona, cuándo tomarla o los posibles efectos secundarios hace que muchas mujeres vacilen o se sientan inseguras a la hora de acudir a la anticoncepción de emergencia tras mantener una relación sexual de riesgo.  Ante esta situación, ellaOne ha lanzado la campaña ‘Mi día después’ destinada a derribar barreras emocionales y hacer frente a los mitos que rodean la anticoncepción de emergencia. La campaña pretende cambiar el discurso negativo predominante hasta el momento, acabando con los prejuicios y concienciando sobre el uso responsable de la anticoncepción de emergencia.

La desinformación que existe en torno a la píldora del día después provoca que, de las mujeres que ya han tenido que acudir a este método, 27,9% se muestre preocupada por no conocer las posibles consecuencias de su uso, según datos derivados de la encuesta poblacional ‘Uso de anticonceptivos de emergencia en España’.

Este dato pone de relieve la importancia de explicar e informar cómo funciona este método anticonceptivo de emergencia para que, en caso de ser necesario, se pueda recurrir a él de manera responsable. Por ello, ‘Mi día después’ está dirigida a mujeres de entre 18 y 25 años que actualmente no desean quedarse embarazadas pero que, en caso de fracaso o ausencia del método anticonceptivo habitual, no recurren a la píldora del día después por falsas percepciones y/o conceptos negativos adquiridos de la desinformación. 

Además, se potencia el poder de las mujeres sobre su libertad de decisión a la hora de acudir a la farmacia y solicitar la píldora del día después como una segunda oportunidad para prevenir un embarazo no planificado cuando algo sale mal durante las relaciones sexuales.

El preservativo puede romperse, el DIU puede ser expulsado, puedes equivocarte u olvidarte la toma de la píldora anticonceptiva, el parche transdérmico puede estar mal colocado… A pesar de ello, como se muestra en el vídeo, muchas mujeres se sienten solas y se culpabilizan a sí mismas por no haber tomado las precauciones necesarias o, incluso, porque no saben cómo actuar.