El creciente sector de los eSports. ¿Cómo funciona la publicidad en este mundo?

El de los eSports es un sector en auge y, como tal, invertir en publicidad en él cobra cada vez más importancia, incluso para aquellas marcas que no guardan relación alguna con este tema. Si hace unos años observábamos cómo los patrocinadores estaban directamente relacionados con el mundo del gaming, ahora la tendencia claramente ha cambiado.

Y si te preguntas la razón, es el alcance que los esports tienen entre el público joven. En muchos casos suponen la forma más efectiva de llegar al público millenial y a la generación z (situados aproximadamente entre los 15 y los 35 años), en general bastante inaccesible y reactivo a la publicidad. Sin embargo, su entorno natural es el digital, lo que se ve claramente en la forma en la que se han desplazado la televisión y los deportes tradicionales a favor de plataformas digitales y retransmisiones de gaming. Todo ello hace que la inversión publicitaria en deportes electrónicos no deje de crecer.

¿Por qué merece la pena invertir en esports?

Las razones para invertir en publicidad en esports son muy variadas, y la primera de ellas es que se trata de un sector en crecimiento. Entrar en este sector es, para las marcas, un proyecto a largo plazo en muchos casos en el que se aconseja una entrada gradual. Los contenidos deben encajar con el medio y con el público, aunque no estén directamente relacionados con esports.  Precisamente al tratarse de algo novedoso, queda mucho por explotar en él y supone un gran filón.

Además, como comentábamos, permite acceder a un público de otro modo inaccesible. El target de los esports es muy específico, pero se dirige a una generación de nativos digitales a la que no se llega por otros medios y que presenta cierta aversión por la publicidad directa. Este público representa, con todo, una audiencia apasionada que busca interacción con los propios jugadores y con el resto de aficionados; característica que hace posible establecer nuevas formas de conexión con los consumidores, que además son receptivos al estar expuestos durante un momento de disfrute personal.

El entorno online posibilita la obtención de datos del público, con los que es más fácil crear contenidos personalizados y relevantes para los usuarios. Y su alcance es todo lo contrario a reducido: los torneos se celebran a nivel mundial y los jugadores se cuentan por millones. Algunos de ellos, además, se ganan un nombre y se convierten en estrellas con un gran número de fans detrás, lo que hace al influencer marketing una estrategia fundamental en este mercado.

Las apuestas en eSports

No solo en publicidad mueven dinero los deportes electrónicos. Las apuestas, al igual que con el deporte tradicional, no son ajenas a este movimiento y también tienen su nicho de mercado. Respecto a cómo apostar, todo depende de que el eSport en concreto tenga competiciones oficiales, como ligas a nivel nacional o internacional, las cuales llenan estadios y acaparan toda la atención de los aficionados.

Son tres los videojuegos que destacamos por ofrecer los eventos más importantes a nivel internacional, donde tanto las marcas que se publicitan como las casas de apuestas hacen negocio:

–    Counter Strike: Go, también conocido como CS: GO, constituye uno de los juegos más populares y con mayor trayectoria del mundo. En este juego se realizan apuestas al ganador de la partida, pero también al ganador de cada mapa, a la diferencia entre equipos, al total de muertes…

–      League of Legends (LOL) es un juego de acción y estrategia muy competitivo que también permite a los espectadores dirigir su atención a diferentes acciones como la puntuación de la partida, si hay muertes múltiples, etc.

–    Dota 2 es un videojuego de estrategia que está ganando popularidad recientemente. Los aficionados suelen apostar por el resultado exacto de la partida, el ganador, el número de muertes totales o de cada equipo, etc.

En general, no podemos negar que se trata de una industria en crecimiento y, como tal, genera poderosos beneficios. Las marcas no están dejando pasar la oportunidad de mostrar su producto y, junto a las casas de apuestas, han sabido adaptarse a las demandas de un sector nuevo que viene de la mano de una generación totalmente diferente a la de sus antecesores.