‘El corazón loco con dosis de privacidad’

Descubre la segunda parte de una nueva entrega de la sección “Salomón”, en este caso referente al número impreso de Octubre de La Publicidad en 2020. No te pierdas su mirada crítica sobre algunos de los spots de actualidad.

“Con la llegada del mes de septiembre volvió La Liga, y a su vez uno de los sorteos que más cariño producen en los españoles; La Quiniela. Por este motivo, Loterías y Apuestas del Estado lanzó una nueva campaña en la que muestra cómo un amante del fútbol es capaz de animar con la misma vehemencia a su equipo de toda la vida y al resto de los equipos de LaLiga por los que ha apostado. ¿Se imaginan a un acérrimo seguidor del Atlético de Madrid apoyando su equipo vecino de la capital o viceversa? De igual modo que aficionados de otras ciudades como Barcelona o Sevilla donde la rivalidad (sana) y viven con tanta pasión los duelos directos. Sería un buen debate para analizar si realmente uno ama tanto los colores de su equipo de toda la vida, o puede que por unos cuantos miles de euros serían capaces de ‘cambiar de chaqueta’. Yo lo tengo muy claro; dicen que el dinero no da la felicidad pero…vaya que si ayuda. ¡Força, Hala o Visça lo que sea! Por cierto el spot está acompañado por una versión adaptada del mítico bolero “Corazón loco”.

Cambiando de tercio también Apple ha presentado una nueva campaña en referencia al iPhone donde presenta varios escenarios en los que querrás que tu privacidad sea preservada. La campaña muestra momentos algo embarazosos y otros son potencia-es violaciones de la privacidad. Este nuevo anuncio de Apple vuelve a enfatizar el enfoque de la compañía –o al menos su imagen– de ser un protector de la privacidad en línea. Y es que la multinacional de Tim Cook ya había lanzado un spot el año pasado en el que destacaba la importancia de la privacidad y mostraba su iPhone como un lugar seguro donde almacenar los datos por estar cifrado y una gran parte de esa información solo es accesible para el propietario del teléfono. Y es que en muchas ocasiones la compañía ha presumido de que no cede datos a terceros y que ni siquiera ellos mismos son capaces de acceder a esa información. El eslogan del anuncio, que se muestra al final, dice: “Algunas cosas no deberían ser compartidas. El iPhone ayuda a mantenerlas así”. Qué quieren que les diga, en un mundo donde constantemente aceptamos compartir nuestros datos personales cuando nos descargamos una app, subir fotos, mostrar nuestra localización en todo momento hablar de privacidad hoy en día se ha vuelto algo complejo“.