El consumo televisivo vuelve a cifras más ‘normales’ respecto al confinamiento de marzo

Salvo excepciones contadísimas, en los más de 18 millones de hogares existentes en España hay al menos una televisión y, además, pasa mucho tiempo encencida. Kantar, con motivo del Día Mundial de la Televisión que se celebra este domingo 21 de noviembre, ha trazado, dentro de una audiencia tan heterogénea y amplia, el perfil medio del espectador español y, de un primer vistazo, los datos revelan que se trata de una mujer de 45 a 64 años, que pasa alrededor de 4 horas ante la pantalla y opta por contenidos de ficción.

Al declinar este perfil, en efecto, Kantar (a partir de una muestra de casi de 6.000 hogares) muestra que, entre los espectadores, un 55% son mujeres y un 45% son hombres. Y, por edades, si bien el consumo es generalizado en todas ellas, casi cuatro de cada diez está en la horquilla de los 45 a los 64 años y una tercera parte supera los 65.

Además, estos espectadores consumen de media diariamente 237 minutos de televisión, o lo que es lo mismo, unas 4 horas a lo largo del día, siendo el ‘prime time’ entre las ocho y media de la tarde y las doce de la noche, cuando se consume el 30% de los minutos.

Y, si bien los españoles encienden la televisión regularmente durante la semana, es el domingo el día de mayor tiempo ante la pantalla, con un 3% más en comparación con la media semanal. Un tiempo que se dedica a ver principalmente ficción (películas, series) e informativos, que acaparan prácticamente la mitad del consumo semanal televisivo. Y en auge, las cadenas temáticas, que representan ya el 10% de los minutos.

Asturianos y castellanomanchegos, los más televisivos

El consumo de televisión en España no muestra grandes diferencias por comunidades autónomas. De hecho, ninguna baja de las 3 horas diarias. Sin embargo, es en Asturias y en Castilla-La Mancha donde se ve un poco más de “tele” que en otras regiones del país. Ambas autonomías alcanzan los 259 minutos, más de 20 minutos que la media nacional. Por el contrario, es en Baleares y Cataluña donde menos tiempo se pasa ante la pantalla, pues ninguna alcanza los 220 minutos diarios.

En todos los casos, no obstante, el consumo televisivo ha vuelto a cifras más “normales” respecto al confinamiento de marzo (parcialmente), abril y mayo, cuando los españoles, al estar en casa todo el tiempo, llegaron a superar las cinco horas diarias. 

Sin embargo, 2020 se quedó a las puertas de empatar o superar el record de 2012, solo 9 minutos respecto a aquel entonces, que coincidió con la fase más dura de la crisis económica.

Todo ello convierte a la televisión en el medio de referencia para los españoles y, por tanto, con grandes implicaciones para marcas y agencias en términos publicitarios, dado que la “tele” es la que ofrece un mayor retorno a largo plazo y recuerdo de marca, y la que mejor permite estrechar lazos con el consumidor.

- Contenido relacionado -