‘El compromiso empieza por tu gente’

David Colomer, CEO de IPG Mediabrands Iberia, analiza en exclusiva para La Publicidad la manera en la cual están actuando diferentes empresas ante la crisis sanitaria del COVID-19.

“Con la llegada del Covid-19 son innumerables las empresas que han sacado a la luz, de forma brillante, su lado más solidario. Algunas han aprovechado para reconducir sus sistemas de producción para fabricar mascarillas, geles o respiradores para las UCI. Otras han aportado toneladas de comida para los bancos de Alimentos.

Pero la primera Responsabilidad Social Corporativa (RSC) empieza -en mi opinión- por los empleados de tu empresa. Si bien es cierto que en no pocos casos ha sido imposible evitar los ERTE y las reducciones salariales.

A diferencia de lo que han hecho otras empresas, llama la atención que numerosas cadenas de alimentación han optado por ofrecer una remuneración extra a cajeros y empleados de almacén por trabajar durante el brote de coronavirus.

Mercadona aprobó e hizo pública una subida del 20% del sueldo para sus más de 90.000 trabajadores. Con ello, la cadena valenciana explicó que los responsables, con su presidente Juan Roig al frente, quieren valorar el “esfuerzo” de sus empleados mientras continúa el estado de alarma. Los buenos resultados de la compañía han propiciado la medida.

Mercadona, que presentó sus resultados justo antes del estallido del Covid-19 en España, cerró el ejercicio de 2019 con un beneficio de 623 millones de euros, un 5% más que en el anterior. 

La cadena de supermercados DIA se ha sumado a esta carrera solidariaabonando un suplemento de 250 euros a todos sus empleados, tanto en tiendas propias como en franquicias. Se trató de “un reconocimiento”, explicaron, al trabajo que permitió mantener la operativa a pesar de las graves dificultades del momento.

Lidl también anunció un plan de respuesta al esfuerzo y posibles dificultades sufridas por sus trabajadores e hizo pública la decisión de abonar una prima de 160 euros. Esta cantidad y otras variables representanun incremento salarial total de unos 250 euros de media al mes, lo que supondrá un desembolso de unos 4,5 millones de euros.

En el ámbito del bienestar personal, Lidl ha diseñado un servicio de apoyo psicológico y médico para sus trabajadores. “Ha puesto a disposición de toda su plantilla una App para consultas a diferentes especialistas médicos, mediante un chat y desde el teléfono móvil, así como un servicio de atención psicológica disponible 24 horas para los trabajadores y sus familias”, ha explicado la cadena.

Otras acciones de apoyo a los empleados desarrolldas por las empresas incluyen una mayor flexibilidad horaria, para facilitar conciliar la vida laboral y familiar, apoyo para programas formativos, cheques vacacionales que ofrecen una recompensa de descanso por el esfuerzo realizado o la participación en beneficios.

Todo esto demuestra que liderar no es un juego de niños. No es algo superficial y etéreo. Algo que se consigue sin merecerlo o ganárselo día a día. Liderar, en muchas ocasiones, es tomar decisiones difíciles y ponerse delante del carro para tirar del mismo. Como decimos en IPG: “Carácter guerrero, Espíritu servicial, Actitud divertida”.

Delante de ese carro donde van subidas personas cuya suerte en gran parte depende de nosotros, de nuestra fortaleza, ética en el proceder, responsabilidad y capacidad de apoyarles en sus anhelos y miedos, en sus aspiraciones e ilusiones. La pasión es el combustible de la empresa.

El poder obliga. Un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Hasta ahora, en nuestra empresa, hemos logrado un crecimiento épico. Tenemos la oportunidad de influir positivamente en la vida de mucha gente. De muchas familias.

La épica ahora implica transformar en positivo nuestra empresa y a sus personas. Haremos historia si somos capaces de crear el contexto donde se solucionen los problemas de nuestros empleados, clientes, proveedores y accionistas. En esa transformación nos ganaremos el cargo que aparece en nuestra tarjeta de visita.

Está claro que las marcas se hacen dejando huella en los clientes.El corazón tiene memoria. Especialmente cuando está a flor de piel como ocurre en estas semanas.  La gente se acordará de cómo les hagamos sentir en estos momentos. A nadie se le va a olvidar como nos comportemos en estos momentos…

Es el momento de sorprender de manera positiva; de crear recuerdos que inviten a una buena relación de futuro. Y de todo esto, como decimos en nuestra compañía, #NoMeVoyAOlvidar”.