‘El Big Bang y el Big Crunch’

La Publicidad lanza en septiembre el “Especial Agencias 2019”, donde diferentes profesionales del sector ofrecen su particular punto de vista sobre el panorama actual de las agencias. Descubre el artículo de opinión de Fernando Rodríguez, CEO de Publicis Media.

La Teoría del Big Bang defiende que una Gran Explosión causó la expansión del universo. Todo lo que ha sucedido en él hasta hoy es fruto de la explosión de un núcleo. Energía, materia, tiempo y espacio en su día, hace millones de años, tuvieron un origen. Recuperar esta teoría, que estudiamos de pequeños, viene al hilo de una gran pregunta. 

Lo cierto es que estamos en una Era de disrupción en la industria de la comunicación publicitaria. Ante ello, deberíamos revisar cómo funcionamos para tratar de predecir a dónde nos dirigimos. La cuestión clave es si el modelo que nos rige podría asemejarse a la Teoría del Big Bang. Esto es, una etapa de separación de los especialistas de las diferentes áreas del marketing, tecnología y comunicación. 

Hasta hace unos años y aún hoy, este parecía ser el camino que había tomado nuestra industria. Profesionales especializados en torno a áreas cada vez más técnicas son requeridos por agencias a su vez especializadas en un sector en concreto. Sin embargo, eso va en contra de ser multidisciplinar, del servicio o la experiencia 360%.

“Veo al cliente situado en el centro y, alrededor de él, trabajando en perfecta armonía y equilibrio un ecosistema de especialistas en datos, tecnología y creatividad”

¿Y si más bien nos encontramos ante el Big Crunch? Según esta teoría cosmológica que predice el destino del universo, ya habríamos iniciado una contracción imparable. El Big Crunch o la Gran Implosión propone un universo cerrado. Esta teoría del Siglo XX plantea si el universo tiene una densidad crítica, la expansión del universo, producida por el Big Bang irá frenándose poco a poco hasta que comiencen nuevamente a acercarse todos los elementos. Volviendo a la industria de la comunicación publicitaria, en ese escenario todos los especialistas volverían a converger en la agencia de servicios plenos, tal y como sucedió en los inicios de los tiempos de la publicidad.  

Se cumplen precisamente ahora 50 años desde que Neil Armstrong puso el pie en la Luna. Un acontecimiento que me recuerda al maravilloso póster del Sistema Solar que tuve durante años en mi habitación y cuya representación me sirve para visualizar el modelo de agencia del futuro. 

Veo al cliente situado en el centro y, alrededor de él, trabajando en perfecta armonía y equilibrio un ecosistema de especialistas en datos, tecnología y creatividad. Todos ellos aportan sus ideas, su experiencia, su trabajo y su talento, con el fin común de hacer llegar al consumidor el mensaje relevante en el momento preciso. En Publicis Groupe tenemos capacidades contrastadas en todos esos ámbitos, y posiblemente tan importante como esas capacidades, el proceso de trabajo para que todos los especialistas trabajen sincronizados, no choquen ni se repelan. Como en el sistema solar.