‘El año que vivimos peligrosamente confinados’

Presentamos una nueva entrega de “El Editorial” por Miguel Ángel Corrales, Editor y Presidente de La Publicidad, referente al número impreso de Enero de 2021. Aprovechando este artículo de opinión queremos informarles que ya tienen disponible nuestro número 50 en las sección de nuestra web; Kiosko Digital.

“En este año, confinado se ha convertido en una de las palabras de moda. Según la RAE, en su segunda acepción, se trata “de encerrar o recluir algo o a alguien en un lugar determinado o dentro de unos limites”. Y así es precisamente como está nuestra industria, encerrada. Son muchos los casos que han adoptado el teletrabajo, creando y produciendo bajo estrictas condiciones de protocolos de seguridad, sin posibilidades de socializar excepto a través de internet y con los eventos para promocionar bajo mínimos.

Comenzábamos el año preocupados por cómo afectaría el Brexit a la industria publicitaria y con la esperanza de que la inversión publicitaria aumentara este año un 0,8% y recuperar por fin el terreno perdido con la anterior crisis y el e-commerce comenzaba a consolidarse como un mercado relevante en la actividad comercial. Una nueva década se abría camino con una nueva industria publicitaria que había evolucionado hacia lo digital y hacia un consumidor más preocupado con los temas sociales y las marcas comprometidas. Y, de pronto, llegaron las primeras nubes que presagiaban la tormenta perfecta.

Comenzamos a oír hablar de un virus llamado coronavirus y, de pronto, nos enteramos que el mayor evento tecnológico del mundo, el Mobile World Congress se anulaba y nadie se lo podía creer. De la noche a la mañana nos vimos encerrados en casa intentado teletrabajar y no perder el ritmo. Los datos de inversión publicitaria comenzaba a decrecer y la actividad comercial desaparecía, las previsiones económicas no podían ser más catastróficas, la incertidumbre en futuro no permitía hacer previsiones… Aparecieron los primeros ERTES y se cancelaron inversiones… y fue entonces cuando conocimos una palabra que se puso de moda: “confinados”. Aun así, sin libro de ruta, nuestros profesionales y ejecutivos reaccionaron positivamente, nuestros sistemas de trabajos cambiaron y la digitalización del sector avanzó a marchas forzadas. Videoconferencias como si no hubiera un mañana marcaban el día a día del sector; se creaban campañas en pantuflas; se producía sin salir de casa; y los grandes centros de trabajo dejaron de ser referencia. El sector comenzó a funcionar y a cambiar sus sistemas de trabajo en un tiempo récord y nuestra industria se transformó de la noche a la mañana.

Tenemos por delante un año que no va a ser fácil

Por todo esto, quiero aprovechar estas páginas para pedir un aplauso por todos los profesionales que integran esta maravillosa industria y gracias a los cuales el mundo publicitario sigue funcionando y vuelve a alcanzar sus cuotas de excelencia y eficacia.

Igual que ha pasado con las personas, no todos los empleos y empresas han sobrevivido, el endeudamiento alcanza grandes cuotas y aún así anunciantes y agencias vuelven con la ilusión de conquistar al consumidor.

Tenemos por delante un año que no va a ser fácil, en el que tenemos que recuperar cuotas de consumo y, por tanto, económicas. Va a ser un año todavía muy duro pero gracias a los profesionales que componen este sector y su profesionalidad lograremos salir de este peligroso confinamiento. Lo dicho, un aplauso por todos estos profesionales que componen la familia publicitaria y que, lejos de tirar la toalla, han llenado de luz y creatividad y esperanza nuestra sociedad”.