El 95% de los jóvenes manifiesta la necesidad de desconectarse de sus perfiles sociales

Rompiendo mitos. A pesar de que se dice que la Generación Z es nativa digital y vive siempre conectada, los jóvenes manifiestan una clara necesidad de desvincularse de las RR.SS. y de todos los estímulos y ruidos que genera lo digital, especialmente en vacaciones. Según datos de la consultora de la Generación Z, Mazinn, a lo largo de 2021, el 95% de los jóvenes manifiestó la necesidad de desconectarse de sus perfiles sociales y el 72% incluso los cerró temporalmente en alguna ocasión. 

Una generación que debido a la pandemia lleva años desarrollando todos los procesos importantes de su vida a través de lo de digital: universidad, cursos específicos, relación con amigos, búsqueda de momento de ocio, etc. De hecho, se dice que la generación Z es que la más nerviosa está con la reanudación de las actividades físicas. “Muchos jóvenes se encuentran actualmente en el proceso de tomar decisiones importantes: elección de carrera universitaria o desarrollo profesional, búsqueda de ciudad para el vivir, etc. Es difícil tomar esas decisiones tras una pandemia global”, añade Adrián Ballester, Director de la Crew de Mazinn.

Siguiendo datos de estudios desarrollados por la consultora, y tras su contacto directo con los jóvenes de su comunidad, se observa el desarrollo de una contratendencia conocida como la demonización de lo digital. «A través del estudio de esta tendencia, queríamos entender cómo estaban reaccionando los jóvenes ante un mundo donde lo digital no se entiende, e incluso en muchos casos se juzga como algo dañino de por sí. 

Sin embargo, pudimos observar que la Gen Z es consciente de que el daño está en el modo de uso, y cómo están encontrando todo tipo de trucos para desconectar digitalmente: apagar el móvil el mes de agosto, eliminar ciertas apps, configurar una activación automática del modo descanso diariamente”,  añade Adrián.

Solo hay que darse cuenta de cómo afecta la salud mental en general. Un  estudio de la Asociación Americana de Psicología, concluye que la gran mayoría de los jóvenes pertenecientes a la Generación Z, sufre más estrés, ansiedad y otros trastornos en comparación con las generaciones anteriores.  Solo un 45%, se veía con una buena o excelente salud mental.Frente los 56% de los millennials o los baby boomers (aquellos nacidos entre los 40 y los 60) que llegaban al 74%”, añade Rafa Magaña, CEO de Mazinn. Además, «el suicidio es la primera causa de muerte no natural en los jóvenes españoles», explica. 

Esta evolución social hacia las plataformas digitales, está siendo un reto emocional y mental para las nuevas generaciones que lo sienten como parte de su realidad. Han crecido en un mundo digital que sigue cambiando y desarrollándose cada vez más, al cual no les queda más remedio que adaptarse.

Otro caso, es el de Daniel Marrero, influencer y modelo con 346 mil seguidores en Instagram y 1.2 millones en TikTok, ha decidido tomarse un respiro durante un par de semanas tal y como comunicó su amigo Jorge Cyrus en Instagram. “Daniel en cuanto vuelva a redes y tal lo explicará todo como él quiera y cuando vea oportuno”, explicaba.

Otra ausencia muy sonada es la de Charli D’Amelio, la ‘tiktoker’ más conocida con 125 millones de seguidores a sus 17 años. El pasado mes de e septiembre, la joven explicaba que le resulta muy complicado lidiar con los comentarios hostiles de algunos seguidores. “Soy yo la que ha elegido publicar mi día a día, pero recibir estos mensajes me hace daño”, reflexionaba.

La aceptación cultural de estas nuevas tecnologías, pero sobre todo dinámicas sociales son parte del cambio que se producirá a medida que estas nuevas generaciones crezcan. Momentos como el verano y las vacaciones, suponen otra oportunidad para desconectar y despejar la mente, un ejercicio que podría ser una de las claves para esta Generación Z que necesita entender sus emociones.

- Contenido relacionado -