El 76 % de las grandes empresas españolas aumentará su inversión en Iberoamérica

Tras un 2017 y un 2018 en el que las economías iberoamericanas han gestionado importantes incertidumbres, como el acuerdo comercial entre los EE.UU. y México o las elecciones en Brasil, Colombia y México, entre otras, la estabilidad y el optimismo moderado guiarán a las empresas españolas a que inviertan en Iberoamérica durante 2019.

Según las opiniones recabadas de las 106 empresas participantes en el XII Informe Panorama de Inversión española en Iberoamérica elaborado por IE University en colaboración con Iberia y Llorente & Cuenca, un 76 % esperan que su facturación en Iberoamérica siga incrementándose en los próximos tres años, una cifra un 8 % inferior a la registrada en el informe de 2018.

El 86 % de las pymes, por su parte, esperan aumentar su facturación en Iberoamérica en los próximos tres años. Las pequeñas y medianas empresas españolas, por su tamaño y capacidades, seguirán centrándose en la Unión Europea y en Iberoamérica como principales mercados de expansión e inversión.

Sin embargo, la importancia de Iberoamérica como destino para las inversiones españolas compite cada vez más con otros destinos como Asia, el resto de Europa o incluso África a la hora de definir futuras inversiones. El último informe destaca que cada vez más empresas, sobre todo las grandes, ven en el horizonte a medio plazo límites en el mercado iberoamericano, mientras crece la posibilidad de mayor facturación en EE.UU./Canadá o Asia.

“En 2019, la actividad económica en Iberoamérica continuará recuperándose, a pesar de los riesgos que se ciernen sobre el desempeño de la economía mundial desde hace varios trimestres. Si las negociaciones en curso entre Estados Unidos y China desactivaran la guerra comercial entre ambas potencias y si los tipos de interés en Estados Unidos estuviesen cerca de su nivel neutral, tal y como sugirió en Presidente de la FED recientemente y, por tanto, no aumentasen significativamente, la recuperación de la región podría ser más intensa de lo inicialmente pronosticado. Especial atención merecerán las medidas que implementen las nuevas administraciones de las dos mayores economías de la región. Mientras que en Brasil se espera un entorno muy proclive para la llegada de capitales foráneos, en México hay algunas reservas sobre el tratamiento que pudiera dar el gobierno de López Obrador a determinadas inversiones extranjeras”,según Juan Carlos Martínez Lázaro, Profesor de IE Business School.

“Para Iberia es una excelente noticia que las empresas españolas incrementen su inversión en América Latina. Primero porque nuestro papel es, precisamente, acompañar esas inversiones y flujos comerciales a ambos lados del Atlántico. Segundo, porque en Iberia también vamos a crecer en destinos como Colombia, Uruguay, Ecuador, Perú, México y Brasil y nos alegra estar en sintonía con el mercado”, ha comentado Víctor Moneo, director de Ventas de Iberia para América Latina.

Por su parte, José Antonio Llorente, Socio Fundador y Presidente de LLORENTE & CUENCA, señaló: “Las últimas tendencias de expansión de los inversores españoles son el reflejo de un año de movimientos importantes y cambios clave en el panorama político de Iberoamérica que ciertamente han traído incertidumbre. Estos datos solo confirman que la estabilidad en América Latina es primordial para la atracción de inversiones extranjeras y por tanto para el crecimiento de la región. Todavía queda mucha expansión en Iberoamérica y mucho territorio por explorar para las empresas españolas, y es indudable que España juega y va a seguir jugando un papel fundamental en ese crecimiento”.