El 60% de los eCommerce utilizará soluciones de inteligencia artificial en 2020

La Inteligencia Artificial (IA) aplicada al eCommerce puede impulsar las tiendas online y mejorar las cuentas de resultados. El 85% de las compañías considera que la implementación de inteligencia artificial permite obtener una ventaja competitiva respecto a otros players del mercado, según estudio elaborado por MIT Sloan Management Review y The Boston Consulting Group. La aplicación de esta tecnología es una tendencia en evolución, y se estima que el 60% de los comercios electrónicos utilizarán soluciones de inteligencia artificial en 2020 y un tercio de los ingresos provendrá de esta tecnología, según un informe elaborado por Gartner.

Las empresas que han implementado en sus estrategias de negocio nuevas tecnologías, como la IA, son cada vez más numerosas. En un escenario competitivo donde los consumidores se han vuelto más exigentes, cada vez más retailers utilizan herramientas de tecnología inteligentes para automatizar procesos y rentabilizar de forma más eficiente sus negocios. Muchas compañías de comercio electrónico, desde gigantes del eCommerce como Amazon o Alibaba hasta otras más pequeñas, dedican I+D para implementar programas de atención al cliente, herramientas de reconocimiento visual o desarrollo de algoritmos para servir las preferencias de contenidos del cliente según sus gustos o readaptar el prizing con comparativas en tiempo real de los productos de la competencia.

“El comercio electrónico se reinventa constantemente para buscar nuevas fórmulas de crecimiento que permitan aumentar las ventas y la cuenta de resultados así como optimizar la experiencia del cliente para fidelizarlo”, afirma Alberto Hernández, Partnerships Director de Webloyalty, compañía líder en generación de ingresos adicionales para eCommerce. “Soluciones de Big Data e inteligencia artificial se ponen al servicio del eCommerce para optimizar sus procesos no solo a nivel atención al cliente, sino también para mejorar los servicios de logística o la creación de patrones de comportamiento de usuarios, que tienen como finalidad ofrecer productos y servicios que se ajusten lo máximo posible a los gustos y las demandas de los consumidores”

- Contenido relacionado -