El 59% de los consumidores adquiere productos vía online cuando los necesita

Un nuevo estudio del Instituto de Investigación de Capgemini señala que invertir en la «última milla» o logística urbana es decisivo para que los retailers identifiquen y exploten nuevas fuentes de ingresos. El informe señala que el 97% de las empresas cree que los actuales modelos de reparto de última milla no son sostenibles si se implantan a gran escala geográfica y que la política de envío gratuito no puede mantenerse a menos que los costes de entrega se reduzcan mediante su automatización.

Para el estudio, bajo el título The Last-Mile Delivery Challenge: Giving retail and consumer product customers a superior delivery experience without hurting profitability, se encuestó a más de 2.870 consumidores y a 500 directivos vinculados a la cadena de suministro de empresas de retail y gran consumo.

El estudio afirma que el 40% de los consumidores hace la compra del supermercado por Internet al menos una vez a la semana: Se espera que este número llegue al 55% en 2021. El 40% de los consumidores considera imprescindible que haya servicio de reparto a domicilio cuando compran productos de alimentación y para el hogar, y 1 de cada 5 (20%) estaría dispuesto a cambiar de tienda o retailer si no se ofrece este servicio. La evolución del comportamiento del consumidor también está fomentando una mayor inmediatez en el patrón de compra: el 59% adquiere productos vía online cuando los necesita en lugar de esperar al fin de semana para acudir a un establecimiento físico.

Si se comparan las perspectivas de retailers y consumidores, el estudio marca las siguientes tendencias, las empresas cargan actualmente a los clientes solo el 80% del coste total de envío y las tareas de reparto son la parte más costosa de la cadena de suministro. El informe revela que el 97% de las organizaciones cree que los modelos actuales de logística urbana no son sostenibles para la implantación a gran escala en todas las localidades donde opera. Por ello, la inversión en estos procesos es clave para 2019, teniendo en cuenta, además, que solo el 1% de los clientes está dispuesto a absorber el coste total del envío.

A pesar de que más de la mitad de los consumidores considera prioritario que los gastos de envío sean bajos, solo el 30% de las empresas lo considera prioritario. Igualmente, casi tres cuartas partes (73%) de los consumidores manifiestan que poder disfrutar de una franja horaria que les resulte realmente conveniente es más importante que recibir los envíos rápidamente y, sin embargo, solo el 19% de las empresas considera prioritario ofrecer esta posibilidad.

Artículo anterior¿Qué significa ser “hombres”?
Artículo siguienteAmaya Coronado es nombrada CEO de LOLA MullenLowe España