Educa a tus hijos antes de que el porno lo haga por ti

Casi siete de cada diez adolescentes españoles de 13 a 17 años consume pornografía de forma frecuente. Lo hacen fundamentalmente en la intimidad, desde el móvil, y consumen contenidos gratuitos en los que el 88% de las escenas son escenas agresivas o violentaS. El 94% de esa violencia está dirigida hacia la mujer y el 95% de ellas da a entender que a ellas les gusta ser tratadas así.

Acceden por primera vez a este tipo de contenidos entre los 8 y los 12 años, el 30% reconoce que es su única fuente de información sobre sexualidad y más de la mitad que la pornografía online les da ideas para sus propias experiencias sexuales. Por otra parte, sólo un tercio de los padres supervisa de forma habitual la actividad de sus hijos cuando juegan online, usan redes sociales o navegan por internet. Y solo el 11% toma medidas al respecto.

Nueve de cada diez padres y madres ignoran que sus hijos e hijas consumen pornografía online. Ante esta realidad, Fad ha puesto en marcha hoy una campaña digital para alertar a las familias sobre las graves consecuencias que puede tener sobre sus hijos e hijas un acceso temprano a la pornografía.

Para la directora general de FadBeatriz Martín Padura: «El peligro no es tanto que vean pornografía sino que su sexualidad, que se está formando en esas edades, asuma como normales comportamientos agresivos, violentos, de riesgo o degradantes para la mujer. Si no empezamos a incorporar de forma más decidida la educación afectivo sexual en la familia o en el currículo escolar les estamos dejando a merced de pornhub”. La adolescencia es una de las etapas de transición más importantes en la vida del ser humano, que se caracteriza por un ritmo acelerado de crecimiento y de cambios y que incluyen también todos los relacionados con la sexualidad. 

La campaña “Por no, porno” está diseñada por la consultora creativa PINK Lab™, que desde el pasado mes de julio colabora con Fad de manera totalmente desinteresada.

El consumo de pornografía afecta en el desarrollo sexual adolescente e impacta en su forma de entender la sexualidad y en sus relaciones, y puede desembocar en comportamientos de riesgo.La tecnología ha hecho que la pornografía sea más accesible,  anónima e interactiva y se ha convertido en una pieza más del aprendizaje de la sexualidad adolescente, que afecta a su forma de relacionarse y puede derivar en conductas de riesgo o nocivas. 

- Contenido relacionado -