Día mundial de la Seguridad y Salud en el trabajo, ¿y en el “teletrabajo”?

Hoy 28 de abril se celebra el Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo, una fecha que nace de la mano de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para promover una cultura basada en la prevención de riesgos y accidentes laborales, al tiempo que ayuda a aumentar la conciencia sobre la seguridad y la salud entre los sindicatos, grandes empresas y representantes gubernamentales.

Según el estudio Tendencias en la sociedad digital durante la pandemia de la Covid 19, publicado por el CIS, el 54,9% de los españoles que ahora trabaja en remoto no lo había hecho antes de la pandemia. El teletrabajo se ha asentado como una alternativa de peso y despierta diferentes opiniones entre los afectados y afectadas. De hecho, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) señala que el 62% de los españoles pasa más de 5 horas sentado al día. Igual que en cualquier lugar de trabajo, cuando se realiza la actividad laboral en casa, se deben tener en cuenta los diferentes riesgos que pueda haber.

Ventajas y desventajas del teletrabajo

Trabajar desde casa tiene bastantes ventajas, como el ahorro en el desplazamiento a la oficina, menor impacto medioambiental y, sobre todo, la reducción del riesgo de contagio de la Covid-19.

Por otra parte, también tiene otros riesgos que afectan a la salud, como pueden ser los emocionales. Así, no conseguir conciliar la vida laboral y personal puede provocar mucho estrés, ya que algunos empleados tienden a trabajar más allá de su horario. Esto puede desembocar en un distanciamiento familiar, ya que a pesar de estar todo el día en el hogar, no se presta la suficiente atención a los familiares.

Prevenir riesgos asociados al teletrabajo

Synergie, empresa especialista en RRHH desde hace más de 50 años, ofrece una serie de recomendaciones con el objetivo de evitar sufrir riesgos físicos y psíquicos a quien teletrabaje:

Flexibilidad horaria: En casa, los hábitos de los trabajadores cambian y en algunos casos se prescinde del descanso. Es muy importante hacer pausas entre horas, tanto para reducir el estrés como para evitar lesiones musculares. Estos parones terminan ayudando a ser más productivos.

Reuniones periódicas: Gracias a la tecnología, es posible realizar cada cierto tiempo ‘meets’. Esto, aparte de favorecer al equipo para estar coordinados y organizados, es un método para evitar que los trabajadores se sientan aislados.

Puesto de trabajo: Tanto para el cuerpo como para la mente, es fundamental habilitar una zona aislable del resto de la vivienda para la jornada laboral, bien acondicionado y con todo lo necesario al alcance (mesa, silla, teclado, pantalla…), para prevenir caídas.

Buen ambiente: Es fundamental mantener una ventilación del lugar donde se desempeñe las tareas, así como una temperatura agradable, con el fin de trabajar lo más cómodo posible.

Ejercicios de bajo impacto: El 36% ha reducido la actividad física a raíz de la pandemia, tal y como señala la encuesta Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC). Lo recomendable es incorporar el deporte en el día a día, pero si el parón es prolongado, es realizar ejercicios de bajo impacto como el yoga o pilates porque ayuda a prevenir las lesiones y mantener el cuerpo activo.

- Contenido relacionado -