Cuatro consejos para usar los emojis de forma correcta en el trabajo

Desde hace 7 años el 17 de julio se ha convertido en un día reseñable para los amantes de las redes sociales, ya que se celebra el Día Mundial del Emoji (#WorldEmojiDay). Fue el 19 de septiembre de 1982 cuando Scott Elliot Fahlman, científico de la computación en la Universidad Carnegie Mellon, decidió crear los primeros emoticonos para que las personas pudieran distinguir, en un tablón de mensajes electrónicos, cuál era el tono del mensaje, utilizando 🙂 cuando se tratase de un mensaje de broma o 🙁 para los mensajes reales. Una idea que agradó a todos y que hoy en día sigue siendo utilizada por muchos usuarios.

Pero no fue hasta 1999 cuando aparecieron los primeros emojis a color, diseñados por Shigetaka Kurita, diseñador de interfaces japonés, que creó 176 caracteres de 12 x 12 píxeles, inspirados en la cultura japonesa como el manga y los kanjis, para que fueran utilizados por la plataforma de internet móvil NTT DoCoMo para la que trabajaba. El objetivo de Kurita era crear un lenguaje puramente pictográfico para transmitir información. Entre sus 176 emojis originales se incluían corazones, coches e incluso un muñeco de nieve pero, sorprendentemente, no incluían ningún rostro humano.  

Más de 20 años después, es casi impensable mandar un mensaje de WhatsApp o un correo electrónico sin añadir uno de estos simpáticos iconos. Gracias a estos símbolos, podemos comunicarnos con cualquier persona, pero a medida que los emojis se difunden por todo el mundo, su uso también se vuelve más sofisticado, contextual y confuso.

“Hoy en día utilizamos cada vez más los emojis para comunicarnos en situaciones distintas. Hay muchos emojis que se entienden muy fácilmente, como el uso de las caras sonriendo o el de los pulgares hacia arriba, pero hemos creado un vocabulario de, literalmente, miles de emojis” explica Romina González Galetto, Regional Manager de Hootsuite en España. “Lo que parecía un lenguaje universal, que podía ser interpretado y compartido de forma sencilla con cualquier persona que se encontrase en cualquier lugar del mundo, está resultando todo lo contrario. De hecho, incluso ya hay traductores de emojis”, añade.

A diario utilizamos muchos emojis para comunicarnos con nuestros amigos y familiares, pero ¿cuál es el emoji más usado en Twitter? Según el informe Digital 2021 elaborado por Hootsuite y We Are Social, otro año más la cara con lágrimas de risa o “Face With Tears of Joy” 😂 sigue ocupando la primera posición del ranking, usado 3.128.000.000 de veces desde julio de 2014 hasta enero de 2021. Le sigue el corazón rojo o “Red Heart” ❤️, usado 1.564.000.000 de veces, y la cara llorando a gritos o “Loudly Crying Face” 😭, que escala dos posiciones respecto al año anterior y se sitúa en el tercer puesto al ser utilizado 1.117.000.000 de veces.

Sin embargo, los emojis menos utilizados por los usuarios de Twitter son la cara sin expresión o “Expressionless Face” 😑 (178.000.000), la cara relamiéndose o “Face Savoring Food” 😋 (183.000.000) y la cara sonriente con ojos sonrientes o “Grinning Face with Smiling Eyes” 😄 (184.000.000).

Consejos para usar los emojis de forma correcta en el trabajo

Con la llegada del coronavirus fueron muchas las personas que comenzaron a teletrabajar, y las reuniones y conversaciones con los compañeros y jefes del trabajo se redujeron a videollamadas y uso de plataformas de chat. Escribir un mensaje en el chat puede resultar confuso para el que lo lee, por eso muchos optan por incluir un emoji y así hacer que se aclare más el tono del mensaje. Pero no siempre se acierta con el emoji escogido, por eso desde Hootsuite nos dan los mejores consejos para que podamos usar los emojis en el entorno laboral sin cometer ningún error:

  1. Utiliza los emojis más comunes: Los emojis más populares son bastante recurrentes año tras año: caras sonrientes, corazones, gestos con las manos… Aunque hay una larga lista de emojis como animales, objetos, deportes, etc,  parece que las personas quieren verse a sí mismas o reflejar sus emociones en los emojis que utilizan. Para los trabajadores, aprovechar estos emojis tan eficaces centrados en el ser humano es una apuesta segura tanto para las comunicaciones externas con los clientes, como para las internas con el equipo. 
  1. Conoce bien al destinatario del emoji: Hay que tener en cuenta que los emojis no significan lo mismo en todas las partes del mundo, por lo que si se manda un emoji a un cliente extranjero puede que no lo interprete igual. Por ejemplo el emoji de las “manos cruzadas” (🙏) tiene su origen en Japón, donde dos manos juntas se utilizan para expresar por favor o gracias, pero traducido al contexto norteamericano, el significado de “manos cruzadas” no es tan evidente. Muchos usuarios han adoptado este emoji como un símbolo de oración, mientras que otros lo utilizan como un saludo de bienvenida. 

También hay que tener cuidado con enviar el mismo emoji a todos los miembros de la empresa. No es lo mismo enviar un determinado emoji a un compañero de trabajo con el que se tenga mucha confianza que enviárselo a un jefe o directivo que no suelen utilizar este tipo de símbolos en sus comunicaciones. 

  1. Sé positivo y deja de lado el sarcasmo: Los emojis tienden a ser más positivos que negativos. E incluso los emojis aparentemente más negativos se utilizan a menudo de forma sarcástica o irónica. Estos emojis más irónicos pueden utilizarse con los amigos en conversaciones más informales, pero para el trabajo es mejor evitar todo el espectro de emojis negativos o sarcásticos, ya que los compañeros pueden confundir el mensaje que realmente se quiere transmitir.
  1. Todo con moderación: Hubo un tiempo en que los “acertijos de emojis”, que se usaban para descubrir de qué película o país se trataba haciendo una combinación de emojis, fueron divertidos las primeras veces. Pero nadie, en medio de un día ajetreado de trabajo, quiere pararse a descifrar una cadena confusa de emojis cuando un simple mensaje de texto sería mucho más fácil de entender. Cuando te comuniques en un contexto profesional, puede estar bien añadir algunos emojis estratégicos, pero no te excedas ni comprometas la claridad de tu mensaje. 
- Contenido relacionado -