Creditas implementa la cultura del feedback para mejorar las compañías

Uno de los reclamos más valorados a la hora de captar talento es la cultura empresarial. El hecho de que los empleados la sientan como propia y recomienden unirse a la compañía porque se sienten realizados en ella es de vital importancia a la hora no solo de captar ese talento frente a sus competidores, sino también de retenerlo.

Cada vez más empresas defienden que los empleados son el centro de su filosofía y son muchas las que ya se esfuerzan por que estos estén cómodos y felices en sus puestos de trabajo para mejorar la productividad y el compromiso de los equipos. Parte de este esfuerzo se basa en la cultura del feedback, centrada en el conocimiento y reconocimiento mutuo entre todos los empleados, sin importar el puesto o el rango que ocupan.

Creditas, la plataforma de soluciones de consumo y préstamos 100% online, trabaja desde su fundación en 2012 apoyándose en el feedback honesto. Su sede de Valencia también implementa este método de trabajo y gracias a él, los empleados que allí trabajan han mejorado sus relaciones reales con sus compañeros y los equipos cuentan con más autonomía y más seguridad a la hora de desarrollar las tareas del día a día.

Muchas empresas en España huyen de este tipo de métodos y se sirven de excusas como la falta de tiempo, la incomodidad que genera entre equipos o lo poco necesario o prioritario que es frente al trabajo y el rendimiento en términos de negocio”, explica David Stanete, Engineering Manager de la fintech. “En muchos otros casos, se intenta maquillar el feedback para no ofender a los demás y no se consigue el principal objetivo, ser honesto para evolucionar en equipo”.

La compañía de origen brasileño, fundada por el español Sergio Furio en 2012, trabaja con un ‘feedback canvas’ a través del cual los empleados seleccionan a aquellas personas a las que quieren dar feedback por alguna cuestión específica. Se cierran reuniones de 15 minutos para comentar sobre el tema y llegar a unas conclusiones que mejoren la relación laboral y personal entre ellos. Además, los managers deben diseñar con sus empleados un plan de desarrollo que servirá de base para la evaluación y que se analizará durante la ‘performance review’, que tiene lugar dos veces al año.

Dar y recibir feedback es un proceso continuo que requiere mucho aprendizaje, es necesario que la empresa lo favorezca, lo motive y lo premie para que los empleados no se sientan cohibidos y tengan la seguridad de que son apoyados por su empleador.

- Contenido relacionado -
Artículo anteriorIce Intenso: el café del verano de Nespresso
Artículo siguienteLos 17 nuevos consultores de MARCO