‘Creatividad para una nueva normalidad’

Carlos de Javier, Director Creativo Ejecutivo de Contrapunto BBDO Barcelona, nos trae un artículo de opinión en exclusiva en el cual analiza el panorama actual de la creatividad en este nuevo mundo que se nos presenta. ¡No te lo pierdas!

«No se me ocurre un momento más creativo que el actual. Lo que ha pasado durante los últimos dos años ha sido un auténtico terremoto que ha hecho tambalearse los cimientos de todo. La pandemia ha venido para cambiar definitivamente el paradigma sobre el que habíamos construido nuestra manera de vivir. Es una crisis sistémica profunda y hemos aprendido, de la noche a la mañana, a vivir con unas reglas nuevas. Yo a esa adaptación inmediata la llamo creatividad.

La tecnología nos ha mantenido conectados y ha permitido que siguiéramos con nuestras vidas en los peores momentos del confinamiento, pero hemos tenido que añadirle grandes dosis de creatividad (y buen humor) para no caer en el desánimo y la apatía. En nuestras vidas personales y, sobre todo, en nuestros trabajos. ¿Quién no ha hecho un vermut virtual con sus amigos? ¿quién no ha soplado unas velas a través de la pantalla? Hay quien hasta organizaba partidas al mus por Skype. En fin, que hemos agudizado nuestro ingenio para sobrellevar lo que parecía una cacotopía imposible. Pero la creatividad nos ha mantenido a flote.

En nuestros trabajos también hemos aplicado toneladas de creatividad durante la pandemia y en especial en los meses de confinamiento. Es quizás donde el cambio de paradigma se ha notado más y donde más se notará de ahora en adelante. Creo que hemos creado hábitos que tienen difícil marcha atrás. El teletrabajo ha sido, por lo menos en mi caso (aunque me consta que para mucha gente más también lo ha sido) un reto creativo mayúsculo ya que he tenido que inventarme un despacho entero y re programar totalmente mis rituales. Recordemos que somos seres de costumbres y cambiarlas de sopetón podría haber sido un drama absoluto. Es muy diferente trabajar cara a cara, sacando provecho de la química que se crea en una reunión presencial que hacerlo a través de una pantalla. Hemos necesitado sacar nuestro lado más creativo (y entretenido) para mantener la atención en reuniones telemáticas que tan solo dos años atrás eran impensables. Hemos sido muy creativos para rediseñar esas reuniones, adaptar los for matos y los discursos. Acordaros de lo que era una presentación de un concurso tan sólo tres años atrás…

Aunque ahora haya un debate acerca de las virtudes o inconvenientes del teletrabajo, creo que el mundo empresarial en general va a tener que cambiar ciertas reglas, o sea aplicar una gran dosis de creatividad, para adaptarse a la nueva realidad. A lo que el cisma de la pandemia ha creado, en definitiva. La sociedad ha cambiado, yo diría que ha progresado y la conciliación va a seguir siendo un reto mayúsculo para las empresas.

Pero la actualidad tiene muchas más aristas. Creo que el planeta está marcando una agenda de acontecimientos que son noticias relevantes. El medio ambiente ha dejado de ser un tema para tan sólo unos cuantos activistas. El aumento de las temperaturas, los Incendios de sexta generación, los huracanes y tormentas tropicales, la eliminación de especies enteras y de sus hábitats… todo ello está forzando a la comunidad internacional a buscar soluciones urgentes y perennes que necesitan una dosis muy grande de creatividad. Los gobiernos ya no pueden esquivar el tema mucho más tiempo. Se necesita gente creativa, visionaria, para poner encima de la mesa soluciones definitivas. Quizás la vieja política es el sector que más creatividad necesite.

La transformación de la movilidad en las ciudades es claramente un ejemplo de ello. Hay ideas e iniciativas que nos molestan e irritan porque cambian (otra vez) nuestras costumbres, pero eso es lo que tiene dar un paso hacia adelante. Lo desconocido nos hace sentir incómodos y nuestra tendencia natural es rechazarlo.

Últimamente siento como estar viviendo el año cero de todo. Realmente me parece que todo ha cambiado y también intuyo que la creatividad, a todos los niveles (incluyo, por supuesto, mi trabajo) es imprescindible para que la nueva normalidad sea un lugar mejor que la normalidad«.

- Contenido relacionado -