¿Cómo adaptarse a la nueva privacidad?

Los usuarios llevaban tiempo manifestándose contra la recopilación de sus datos por parte de todo tipo de compañías con el fin de generar dinero por encima de mejorar su experiencia de usuario dentro de las apps. En este contexto, Apple ha iniciado el camino hacia una mayor protección de los datos de los usuarios. Este camino se ha visto materializado con su recién estrenado sistema operativo iOS 14.5 que, entre otras, trae novedades relevantes para la privacidad del consumidor. Con esta nueva versión los usuarios tendrán que dar su consentimiento expreso (opt-in) para compartir con las marcas sus identificadores personales.

Uno de los más relevantes hasta ahora era el llamado identificador para anunciantes o IDFA, que está presente en los iPhone desde iOS 6 en 2012 y es una clave única asignada por Apple a cada dispositivo. El IDFA ha sido utilizado por los anunciantes para medir e identificar cómo los usuarios interactúan con las campañas publicitarias, las instalaciones de aplicaciones y la actividad dentro de la aplicación. Si los usuarios no querían compartir su IDFA tenían que optar explícitamente por no aceptarlo. Cuando el usuario iniciaba su iPhone por primera vez, aceptaba los términos y condiciones de uso y, entre las cláusulas, se encontraba la opción de que los anunciantes accedieran a ese número IDFA, otorgándoles así la posibilidad de “rastrear” su comportamiento para ofrecerle campañas de publicidad dirigidas. 

Con la llegada de iOS 14.5 Apple ha introducido la App Tracking Transparency (ATT), cambiando las reglas del juego para los anunciantes. La ATT requiere que todos los usuarios opten por compartir su IDFA de forma proactiva, y que los desarrolladores muestren un aviso pidiendo al usuario que acepte o rechace. Aunque se trata de una medida positiva desde el punto de vista de la privacidad, supondrá un reto para muchas empresas que recurren a la tecnología móvil.

El SKAdNetwork de Apple fue lanzado en 2018 pero se encontraba infrautilizado. Sin embargo, ahora, con esta nueva versión del sistema operativo, el SKAdNetwork actuará como principal mecanismo de atribución cuyo objetivo será medir las instalaciones de aplicaciones y el rendimiento de las campañas sin recurrir a los datos a nivel de usuario.

Aunque el SKAdNetwork ofrece varias ventajas, como preservar la privacidad del usuario y utilizar un modelo determinista, también tiene varias limitaciones. AppsFlyer llevó a cabo una investigación antes de la entrada en vigor de la actualización a iOS 14.5 que demostró que el SKAdNetwork sólo captura alrededor del 68% de las instalaciones impulsadas por la actividad no orgánica.

Los marketers están examinando nuevos canales de adquisición que complementen al SKAdNetwork para conseguir una visión completa cuando su acceso a los datos de los usuarios sea limitado.

1.Aprendizaje automático y análisis predictivo

Uno de los mayores retos a los que se enfrentarán los anunciantes con el SKAdNetwork es el mecanismo de temporización, por el que la medición se limitará a la actividad específica que se produzca en las primeras 24-72 horas. ¿Cómo podrán los anunciantes tomar decisiones críticas sobre sus campañas basándose en datos tan limitados? La respuesta está en las tecnologías predictivas que permitirán a los anunciantes aprovechar las señales tempranas de compromiso en las primeras 24-72 horas y, por tanto, predecir el rendimiento de la campaña a largo plazo. Este avance, que cambiará las reglas del juego, se convertirá en una poderosa herramienta en el arsenal de cualquier anunciante.

2.Incrementalidad

Mientras que los modelos tradicionales “emparejan” un clic en un anuncio o una impresión con una conversión, las soluciones basadas en la incrementalidad utilizan grupos de prueba y control para aislar muchas variables afectadas, y ayudan a los profesionales del marketing a optimizar el incremento de las campañas de remarketing. Como resultado, los profesionales del marketing podrán comprender el impacto real de sus inversiones al descubrir qué conversiones son el resultado de los esfuerzos de marketing y cuáles se habrían producido de forma orgánica.

3.Flujos web-to-app

Los flujos web-to-app llevan a un usuario desde una página web hasta la aplicación correspondiente. La web móvil es considerada cada vez más un punto de contacto crucial, ya que los consumidores la utilizan para conocer una marca, su oferta y lo que puede ofrecerles. Los anunciantes toman nota y responden en consecuencia. Al fin y al cabo, la publicidad en web es más barata, y con herramientas como los banners y el deep-linking (enlaces profundos), los anunciantes pueden “prolongar” el recorrido del consumidor hasta el último punto de contacto, su aplicación, y crear así una mejor experiencia de usuario en ella y, en última instancia, una mayor tasa de conversión.

El objetivo es unánime: priorizar la privacidad del usuario por encima de todo y mitigar las prácticas anteriores en torno al tratamiento de sus datos. Sin embargo, con el SKAdNetwork de Apple, que limita significativamente los datos disponibles para un desarrollador de aplicaciones en iOS, los desafíos se multiplican.

- Contenido relacionado -