Colour Catcher y Buzz rompen con los estereotipos del hogar

La nueva campaña de Colour Catcher, marca del grupo Henkel, junto con la agencia creativa Buzz, ha querido romper los estereotipos del hogar: amas de casa y familias alineadas cuya única preocupación parece ser la higiene.

Bajo el claim “Dare to mix“, Buzz presentaba un concepto con un mensaje para los usuarios: perded el miedo. De esta forma, se les invitaba a atreverse a mezclar sus prendas en la lavadora. Y como añade Davide Gozzi, Head of Creative Strategy de Buzz, “con esta campaña rupturista, la propia marca dejó claro que serían ellos mismos los primeros en atreverse, convirtiéndose en paradigma de la coherencia entre continente y contenido“.

Para ello, se han creado tres vídeos en los que podíamos ver cómo los personajes mezclaban su ropa de color con la blanca y también las diferentes facetas de su vida: John ejerce como abogado de día, mientras por la noche protagoniza un show travestido como Scarlett Labelle; Mike trabaja en atención al cliente, y algunas tardes se enfunda el kimono para ser el mejor judoka; Melanie trabaja como bióloga y también la máxima goleadora de su equipo de fútbol los miércoles por la noche.

A todo esto se sumaba una activación digital en la que los usuarios podían solicitar una muestra del producto, probarlo en su colada, y subir una foto del mix sus prendas para ganar un premio.

La campaña de Colour Catcher ha tenido un impacto muy positivo en el público, como indica Gozzies justamente este tipo de iniciativas las que la sociedad necesita para volver a confiar en la publicidad“. Después de esta campaña, la marca ha sido contactada por el PRIDE y por un equipo de fútbol femenino, para convertirse en sponsor oficial.

El creativo añade, además, que con este caso como ejemplo, “queda claro que la innovación también pasa por hacer un ejercicio de autocrítica del sector y atender a las necesidades de un público con más conciencia social que nunca“.