Cada vez hay más empresas que patrocinan podcasts

Son muchas las voces que definen a los podcasts como la radio del futuro. Tal y como ha ocurrido con los contenidos audiovisuales, el público ha abandonado el modelo de consumo clásico en favor de las plataformas de streaming. Allí pueden elegir qué ver y cuando hacerlo, el lugar de tragarse lo que les echen por la tele. Los podcasts son lo mismo, pero con contenido en audio. Principalmente a modo de tertulias o entrevistas.

De manera informal se considera que los podcasts aparecieron en 2004. Y entre 2006 y 2008 se hicieron tremendamente populares. Algunas personas dicen que su momento ya pasó, pero los expertos en marketing indican todo lo contrario.

Según Google Trends, su popularidad se ha mantenido más o menos estable desde 2008 a 2018. Y durante los últimos 3 años ha experimentado un ligero aumento. El buscador de Google registra más de 300.000 consultas al mes con el término “podcast”. Y esto sólo en inglés, lo que pone de manifiesto que la gente sigue interesada en ellos.

¿Es rentable para una empresa patrocinar un podcast?

Tanta demanda origina que haya una gran oferta de podcasts en la red. Cualquier empresa que piense en patrocinar uno, no tendrá demasiados problemas para encontrar candidatos. Algunos de ellos, con cientos de miles de oyentes.

Así, a priori, puede parecer una buena idea. La empresa patrocinadora ganaría una gran exposición al aparecer ante audiencias de ese calibre. Aunque la gran ventaja de anunciarse en un podcast no es sólo el número de personas que lo escuchan.

El público suele pertenecer a un nicho muy definido. Si el patrocinador vende un bien o servicio relacionado, cualquier oyente podría ser un cliente potencial. Esto no ocurre con la radio generalista.

Entonces, a la hora de estudiar si merece la pena o no patrocinar uno de estos programas hay que analizar si su audiencia y el cliente potencial de la empresa son similares.

Un buen ejemplo de esto es el podcast español Monkey Island, que habla de poker online. En sus programas entrevistan a jugadores exitosos, anuncian torneos, hablan de estrategia y dan consejos para que los oyentes obtengan mejores resultados en las mesas.

En algún episodio reciben apoyo de salas de juego online. Es una colaboración que encaja a la perfección. Por un lado, no desentona con la temática del programa. Y, por otro, cualquier oyente podría estar interesado en jugar en dichas salas de poker.

Otros detalles a tener en cuenta

Otro punto interesante de los podcasts es que la gente suele escucharlos mientras hacen otra cosa: trabajar, conducir, ocuparse de las tareas de la casa… Esto se traduce en que están ocupados y hay menos probabilidades de que vayan a dejar lo que están haciendo para saltarse cualquier anuncio que aparezca.

Esto no es así en los artículos ni en la publicidad incluida en medio de un vídeo. En estos formatos es mucho más fácil que el espectador o lector avance un poco el vídeo o se salte un par de párrafos para esquivar los anuncios.

- Contenido relacionado -