Bugatti da un paso más y presenta su nueva identidad corporativa

‘Create the Incomparable’: Tres palabras que constituyen la base de la nueva identidad y diseño corporativo de Bugatti, y que encapsulan fielmente su esencia, pasando de ser un fabricante icónico de coches deportivos a una marca de hiperlujo de mayor alcance.

Bugatti Automobiles lleva más de 110 años en la cúspide de la industria del automóvil, creando los coches más potentes y lujosos del mundo desde su sede en Molsheim, Francia. Los automóviles fabricados desde la fundación de la empresa por Ettore Bugatti en 1909 son objeto de deseo de los coleccionistas y, además, son reconocidos por su comodidad, conducción, diseño, tecnología y fiabilidad. En el siglo XXI, Bugatti ha mantenido el legado de su fundador y su hijo, Jean Bugatti, gracias a modelos como el Veyron o el Chiron, así como los únicos Divo, Centodieci o La Voiture Noire. 

Pero como el mundo y las industrias cambian, también lo hace Bugatti. La marca de Molsheim está evolucionando para dejar de ser un exclusivo fabricante de coches hiperdeportivos y convertirse en una marca de lujo de mayor alcance. Para lograrlo, está explorando territorios más allá del automovilístico, además de apostar por las nuevas tecnologías dentro de la automoción. La nueva identidad y diseño corporativo, que se presentan hoy, son una parte fundamental de esta evolución.

«No nos hemos limitado a crear un nuevo ‘look and feel’. Hemos analizado de dónde venimos, la conexión histórica que intensamente se mantuvo con el restablecimiento de la marca y el lanzamiento del Veyron en los años 2000. Hemos evaluado cómo el Chiron cambió el posicionamiento de Bugatti, así como el atractivo de la marca y cómo ha cambiado el mundo durante los últimos diez años. No hay que olvidar que cuando salió el Veyron aún no existía el iPhone», ha señalado Hendrik Malinowski, Director General de Ventas y Marketing de Bugatti Automobiles.

El resultado es un diseño corporativo más audaz, seguro de sí mismo, moderno, renovador y, por lo tanto, se ajusta mucho mejor a la situación actual de Bugatti y a la dirección en la que se desarrollará en el futuro. Sin embargo, hay aspectos que permanecen inalterables: siguiendo el lema de Ettore Bugatti («Si es comprarable, ya no es Bugatti»), todo lo que produce la marca es una obra de arte hecha a medida, permitiendo al cliente experimentar algo completamente único. 

La nueva identidad de Bugatti supone un paso más para maximizar su potencial de crecimiento como marca francesa de vanguardia que cultiva una estrecha relación con el cliente y redefine el mercado del hiperlujo. El diseño corporativo está impregnado de la rica herencia de la marca, como el nuevo y vibrante azul Bugatti, que hace referencia a sus orígenes franceses, o el icónico logotipo EB, creado a partir de las iniciales de Ettore Bugatti. La identidad ya se ha implementado parcialmente en los concesionarios de la marca y se lanzará gradualmente al público.

En la creación de la identidad y el diseño corporativos que llevan a Bugatti hacia un nuevo capítulo de su ilustre historia, la marca se ha asociado con la consultora de marca Interbrand, que cuenta con un historial de 45 años desarrollando identidades para algunas de las enseñas más emblemáticas del mundo.

- Contenido relacionado -