“Bowie por Bowie”, un libro de entrevistas y encuentros por Sean Egan

David Bowie es eterno. A buen seguro que cada año descubriremos algo nuevo de este artista único, irrepetible, necesario y tan influyente como adorado. El pasado 10 de enero se cumplieron cuatro años de su fallecimiento, un suceso que tuvo connotaciones universales como pocas veces se había visto, acaparando como pocas personas las redes sociales y las noticias de todo el planeta… y eso que vino de una estrella. Quien fue conocido como Ziggy Stardust, Aladdin Sane, el Delgado Duque Blanco, el camaleón del rock o, en su último disco, Blackstar, entre otros muchos apelativos, tuvo una personalidad tan fuerte que todos sus álter ego definen tanto sus épocas musicales como la impronta que su obra dejó en la historia del rock con sus 25 álbumes de estudio, algunos de ellos, ya verdaderos clásicos de la música moderna.

El periodista Sean Egan ha recopilado las más interesantes entrevistas que ofreció al cantante desde que, en julio de 1969 logró gran popularidad con Space Oddity. Bowie fue, además de un gran artista, un habilidoso promocionador de su propia leyenda a través de sus declaraciones a la prensa, utilizándola para sus propios fines, desde confesar su homosexualidad o flirtear con equívocos sobre el fascismo o cualquier falsa modestia que tanto le caracterizaba, haciendo del propio acto de ser entrevistado un medio de expresión artística. Más de treinta reportajes a flor de piel con el cantante que, salvo en sus últimos diez años, cuando decidió retirarse de los focos mediáticos para afrontar lo que aquejaba su salud.

Un libro, Bowie por Bowie que recorre casi cinco décadas de su vida y da buena cuenta de una carrera (no solo musical) que dejó la impronta de su arrebatadora personalidad casi en cualquier época en la que se presentara… tanto si realizaba proyectos poco comerciales, como la experimental Trilogía de Berlín (Low, Heroes y Lodger) como si protagonizaba una película juvenil (Dentro del laberinto, 1986) o afrontaba con música su propia muerte en su último, emocionante y testamentario disco, Blackstar (2016).