be sweet culmina su proceso de reestructuración y vuelve su mirada al exterior

be sweet, productora creada en 2013 por Juan San Román, ha comenzado 2021 con  inauguración de sede, en el barrio de Ventas, y con la incorporación a su equipo de una nueva producer, Cristina García Rodríguez, de amplia trayectoria en productoras y agencias. Junto con la también recién estrenada página web, terminan así de materializarse de cara al exterior los cambios que be sweet lleva ya más de un año desarrollando a nivel interno a partir de la incorporación de los productores ejecutivos Álvaro Olalquiaga (The Kitchen Corporation, Sra Rushmore, Tiempo BBDO) y Pablo Heras (Bravo Tango Zulu, Tesauro), cambios que han venido a afianzar su relación con grandes agencias nacionales e internacionales. 

Dan fe de lo anterior campañas como Mattel (Navidad) o la despedida a Maradona de la revista Panenka, ambas para Ogilvy Social Lab (la primera para Ámsterdam), rodadas en un año tan complicado como 2020 y para agencias de fuera de España. Precisamente el año de la pandemia ha supuesto también una etapa de reflexión estratégica tras la cual la productora prepara nuevas líneas de negocio y se marca ambiciosos objetivos comerciales en un mercado que entienden lleno de oportunidades gracias a la crisis. A la vez, be sweet se afianza en sus valores esenciales: búsqueda permanente del mejor talento, soluciones creativas de producción y máxima optimización de recursos.

be sweet llega a la edad adulta acompañando a un buen número de las agencias más influyentes de nuestro país y, sobre todo en los últimos tiempos, también de fuera de España para las que trabajan cada vez más directamente. En su currículo pueden citar trabajos para LOLA, DDB, David, Sra. Rushmore, Havas Media, Wunderman Thompson,  Darwin Social Noise, PS21, Mccann, Drop&Vase, Pingüino Torreblanca, Arnold, Ogilvy, Ogilvy Social Lab, La Despensa…. y campañas para la mencionada Mattel, Bayer, Burger King, L’Oréal, Samsung, Coca-Cola, Mitsubishi, Sprinter, Versus, Budweiser, Mahou-San Miguel o Hitachi, entre otras muchas. be sweet siente que ahora ha conseguido experiencia y solvencia y a la vez ha reunido un equipo muy potente detrás de la cámara, que trasmite mucha seguridad, lo que ha terminado de colocarla como una de las opciones más frescas del panorama.

A la búsqueda del mejor talento

En esa línea, be sweet ha atraído a su roster a un grupo de directores talentosos, creativos, jóvenes profesionales, expertos en diferentes disciplinas entre los que se cuentan Eloi Colom, Jordi Clusella, Madurga, Facundo Españon, Chakal, Guust Mulder, Pedro Diaz, Alex Rodriguez, Antonina Obrador, Alberto Gastesi, Borja Soler, Sohiro Eri, Jamie Muir y Greg Brai. La productora se posiciona como searcher y descubridora de talento, y considera su mayor fortaleza la búsqueda de talento nuevo y exacto para cada proyecto, en España y en Europa. Mantiene contacto con las nuevas generaciones y ha lanzado a grandes directores y directores de fotografía al mundo publicitario. be sweet añader valor a una producción buscando siempre la mejor opción para dirigirla. Y eso supone estar continuamente analizando distintas maneras de enfocar las cosas, hablar mucho con directores y DOP y seguir sus trabajos y sus redes. Pero también encontrar, por encima del talento, buenas personas, gente humana que dé la cara y se ponga la camiseta de be sweet. 

Creatividad que optimiza: la película vista desde la productora

be sweet pertenece a una generación de productoras nacidas y criadas en una crisis permanente del sector publicitario, exacerbada en el 2020 pandémico. Su supervivencia y crecimiento se debe en gran parte a su capacidad para optimizar recursos, precisamente desde la creatividad, sin bajar estándares, con directores que encajan con un mercado, condicionado por presupuestos cada vez más ajustados, prevalencia del digital y nuevos formatos. El estilo Be sweet se define por su capacidad para diseñar campañas muy enfocadas en la película, pero desde la productora. Solo después de pensar muy bien la película y una vez hecha la bajada creativa de producción, se ve el proyecto con un director. De esta manera se optimiza el presupuesto al máximo.